Sin oposición a la izquierda

abril 7, 2009

Con el voto de apoyo de IU a favor del PSOE para no convocar la mesa sectorial de educación, si hizo patente el fin de la oposición de izquierdas en el Parlamento Asturianu. Es cierto que IU ha renunciado desde el principio a sacar cualquier tema que incomode a sus socios, pero dar el paso de romper sus compromisos electorales y saltarse el propio pacto de gobierno que han firmado, es la constatación de que IU es un mero instrumento del PSOE de garantizarse el poder, a cambio de una serie de prebendas para IU como son cargos y partidas presupuestarias, las cuales IU se ve obligado a compartir con sus socios “asturianistas” y “ecologistas” para autolegitimarse en estos ámbitos y así esconder la vergüenza de traicionar cada uno de los puntos que dice defender en materia de llingüa, cultura, ecología, política de sostenibilidad y un largo etc.

Este triste suceso, se da con la dantesca circunstancia de la abstención del diputado Valledor de IU, que más allá de los problemas internos de IU, es un intento de colocarse en el centro del debate en busca de una nueva fuerza política asturianista, verde, altermundista y todos los adjetivos que se le quieran poner. Pero lo que no se puede olvidar es que fue Valledor el gran defensor del pacto con el PSOE en la anterior legislatura, donde la actitud de IU fue muy similar a la de esta legislatura, en todo caso podríamos decir que menos combativa aún.

Es imposible platear seriamente un nuevo proyecto político con viejos políticos, que ya han demostrado lo “que son capaces de hacer” y empezar a entender que si realmente quieres dejar paso a una fuerza transformadora en Asturies el único camino es reconocer su fracaso y apartarse elegantemente a un lado (esperemos que se aparten a la izquierda). No es creible un proyecto político que se base en la misma filosofía de IU de estos años, incluir más “sectores” para mantener la “misma política”, y nos guste o no una nueva política exige nuevos políticos.

Sin negar que para una persona minimamente honrada o coherente es inviable pertenecer a IU, no es menos cierto que esta dinámica no es nueva ni sorprendente y que se lleva desarrollando durante los últimos diez años a nivel estatal y nacional. Sin embargo la dinámica propia de un partido de “gobierno” (aunque sea como muleta del PSOE) hace que el control de los recursos públicos que tiene a su disposición lo coloque en la máxima de lo “viejo que no acaba de morir y lo nuevo que no acaba de nacer”, es decir que IU actualmente supone el tapón en Asturies para el nacimiento de una organización nacionalista de izquierdas y nítidamente verde. Esta función hará que el PSOE intente que IU se mantenga como la izquierda domesticada a su servicio, ya que su desaparición haría nacer una izquierda nacionalista contestataria y realmente alternativa al actual modelo social, económico y político de Asturies.

La otra posición dentro de IU, la de Valledor, es asumir abiertamente el proceso de deceso de la organización para controlar lo nuevo que vaya a nacer y así perpetuar los mismos esquemas que dominan a la izquierda institucional de los últimos años, acomodarse a las instituciones sin realizar ningún cambio que pueda modificar la estructura socio económica. A esta tendencia, también podemos aplicarle otra máxima “que todo cambie para que todo sea igual”.

Puede decirse que en el fondo todos las organizaciones políticas que se llaman de izquierdas cuando llegan a las instituciones actúan igual. A estas personas les recomendaría que fueran por Piloña y preguntaran por el ex Teniente de Alcalde “Allende” a ver si opina lo mismo.