CHIRINGUITISMO

junio 22, 2009

 

Últimamente en Asturies, la principal fuente de noticias son las irregularidades de toda índole que se descubren en el gobierno asturiano. Pero el PSOE e IU en su afán innovador en la política, están intentando dar un paso más en la corrupción, en vez de hacer actuaciones irregulares a ver si no me pillan, busca legalizarlas directamente para poder llevarlas a cabo sin más trámites. Su forma de mejorar la eficiencia administrativa es que si actúan corruptamente sin preocupase en que los pillen, no perderán el tiempo en intentar ocultar las cosas, podrán trabajar más a gusto.

La fase de derivar las actuaciones públicas a chiringuitos montados por amigos y afines al régimen, ya está más que superada. El entramado institucional de fundaciones y organismo dependientes, además de injustificable desde ninguna lógica política o administrativa, resulta ser un “agujero negro” de fondos públicos. Este proceso, denominado “huida del derecho público” se esconde detrás de la excusa de aumentar la “flexibilidad” en la forma de actuar para adaptarse mejor a las necesidades de los “clientes” (ya no somos ciudadanos y los derechos son meros productos).

Esta fase siempre va acompañado de los injustificables aumentos de presupuestos de obras públicas (más de 200 millones de euros en el caso del Muselón)o el HUCA (más de 30 millones), obras faraónicas como el propio Muselón, La Laboral, el Campus Universitario de Mieres, etc., todo ello adornado con una política urbanística de carácter depredador y corrupto como se demostró en la paralización del Plan Urbanístico de Llanes o el enriquecimiento de ex funcionarios de Gijón especulando con terrenos que casualmente se recalificarían posteriormente.

El culmen de esta fase es cuando lo altos directivos de estos organismos se negaron a decir cuánto cobraban ante el Parlamento asturiano o cuando Sogepsa (o la empresa pública de especulación inmobiliaria) dijo que no tenía que someterse a controles respecto a sus fondos, aunque estos sean 100% públicos, aunque tuvo que rectificar y dejarse fiscalizar (en teoría).

Sólo PSOE e IU pueden aguantar este tipo de actitudes electoralmente hablando, porque su “voto” lo controlan a través del clientelismo y caciquismo más atroz que hayamos visto desde hace muchos años. Precisamente son los chiringos los que les permite repartir favores y prebendas y esa impunidad electoral les permite ni sonrojarse cuando estas prácticas se hacen públicas. Cuando la forma de gobernar lleva precisamente que los votantes no puedan elegir las opciones políticas que les parecen más positivas para el país sino que vota condicionado por los recursos que obtendrá con el mencionado voto, la democracia peligra.

Pero el PSOE e IU siempre dispuestos a innovar, como ya dijimos, y ello pasaba por controlar la Administración Pública. Para ello se “inventaron” una carrera profesional para funcionarios donde sus ingresos dependían de cargos de elección discrecional (puestos a dedo). Este primer paso fue tumbado por el Tribunal Superior, ya que no se basaba ningún fundamento legal, tal y como reconocen actualmente PSOE e IU. En este proceso siempre contaron con el apoyo de UGT y de la cúpula de CCOO.

Es decir pasamos de crear chiringuitos a convertir a la Administración Pública en un chiringuito, como he leído últimamente, la política asturiana se define como chiringuitismo.

Pero toda esta estructura caciquil tuvo un fallo que ni PSOE ni IU pudieron calcular en su pacto de gobierno, la Sindicatura de Cuentas. Ese pacto de gobierno incluye un órgano fiscalizador de las cuentas públicas y por suerte para los ciudadanos, se dedica a eso. Así ya ha denunciado el exceso de cargos elegidos a dedo y sus pesquisa han sacado a la luz la “contabilidad creativa” del gobierno del PSOE e IU.

Es difícil explicar a alguien que una sociedad democrática se deja morir a personas con discapacidad sin ayuda pública, porque sus ayudas a la dependencia tardan más de un año en tramitarse y mirar el panorama caciquil y corrupto en que ha convertido el PSOE e IU a las instituciones públicas asturianas.

Realmente me gustaría pedir una reflexión al PSOE y a IU, pero no a sus dirigentes, que se que en ningún caso escucharán una sólo palabra de las que puedan llegarles de crítica, sino a esos militantes que se llaman de izquierdas y que se planteen una sola pregunta ¿cómo actuarían si gobernarse el PP? Creo que la respuesta es muy sencilla.

Anuncios

Golpe electoral en Euskadi (II)

junio 11, 2009

 

En esta sociedad de la información, es increíble ver como nadie está analizando el resultado de las elecciones europeas en Euskadi (a nivel de estado español me refiero), cuando los mejores analistas y cerebros de la prensa española se cebaron a fondo con las elecciones autonómicas vascas.

 Después que el Ministerio del Interior asumiera que iba a hacer el ridículo en Europa cuando los tribunales de justicia comunitarios no aceptaran la ilegalización de Iniciativa Internacionalista y dieran orden al Tribunal Constitucional para que parara la tropelía realizada por el Ministerio de Rubalcaba y el Tribunal Supremo, no quedaba otra que “silenciar” los resultados de las elecciones europeas en Euskadi.

 Una sencilla suma nos lleva a que PNV, Iniciativa Internacionalista, Aralar y EA suman el 50,08 % de los votos. Lo que toda la vida supuso una “mayoría absoluta” del bloque soberanista. Los españolistas de PSOE, PP y UPyD suman el 45,40 % de los votos. Por no despreciar a EB (nada más lejos de mi intención), indicaremos que obtuvieron el 1,81 %, pero no me atrevo a incluirlos en ningún bloque, porque la prensa lo mete en los soberanistas o españolistas según convengan, básicamente son soberanistas casi siempre menos cuando hay que justificar la “españolidad” de Euskadi.

La ventaja de las europeas frente a las elecciones vascas es que no tenemos que hacer “suposiciones” de donde está el voto abertzale, ya que tuvieron la opción de II para expresar su voto. Por cierto, con todo mi aprecio a Aralar (opción política con la que me identifico casi plenamente), no podemos negar que no recoge todas las preferencias del mundo abertzale, por mucho que lo use de coartada el españolismo para negar el estado de excepción electoral que vive Euskadi.

 Una sociedad democrática no toleraría la “eliminación electoral” de una parte de la sociedad, dado que supone un paso atrás en los derechos democráticos, pero con los resultados de las europeas se hace patente que la “victoria” electoral de PPSOE fue, es y será un golpe de estado electoral en Euskadi. Espero que todos los “pseudo analistas” que hablaron de vuelta a la normalidad democrática en las últimas elecciones vascas, me expliquen porque la minoría españolista gobierna a pesar de ser el bloque soberanista el más votado. La respuesta es fácil, democracia sí, pero cuando ganan los míos.