El negociu del drechu a la vivienda

 

El sorprendente artículu de la conseyera de Bientar Social y Vivienda, Noemí Martín, “La vivienda es un derecho, no un negocio” ( http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009062500_42_773387__Asturias-vivienda-derecho-negocio) talamente paez camudar les perres pa caltener les promociones privaes de pisos que nun se venden anguaño, nun modelu social de política de vivienda. Asina comprar pisos llibres pa convertilos en pisos de protección oficial ensin salida nel mercáu, ye dicir que va quedar con ellos Vipasa (empresa pública pa la promoción de la Vivienda) o bien sovencionalos, ye’l gran apueste de la conseyera de Vivienda.

 Noemí Martín entama diciendo nel so artículu que la so política va a la busca de que “la especulación inmobiliaria deje paso a la planificación de las necesidades y la prevalencia del interés general” y yo pregúntome que si ta penriba esi interés por qué se caltienen los planes diseñaos na dómina de la especulación urbanística o por qué nun se paren los proyectos de construcción de viviendes que nun son necesarios pa la ciudadanía pero si pa xubir el censu de viviendes vacíes.

 El segundu puntu que sorralla la conseyera de Vivienda ye la xuba de los fondos públicos pa la so estaya y la xuba del parque de viviendes disponible con dalgún tipu de protección. Esti aspectu que podría paecer positivu, va tener un efectu “perversu” nel accesu a la vivienda de los asturianos y asturianes, porque los fondos públicos, esos 280 millones d’euros, van usase pa convertir pisos llibres, ye dicir de promociones privaes y diseñaes pa vendese a preciu de mercáu en plenu boom inmobiliariu, en viviendes con dalgún tipu de protección; colo que ta facilitándose que los promotores puedan sacar el so stock de viviendes aprovechándose de sovenciones públiques. 

De les “casi 11.000 viviendas protegidas nuevas” que se garanticen na tribuna de Noemí Martín, les más d’elles yá taben proyectaes polos promotores privaos o yeren planes a desarrollar pola iniciativa privada, como nos casos de “Prado de la Vega” n’Uviéu, Roces en Xixón, o la Madalena n’Avilés; proyectos que de sópitu tresformaron en públicos. Datu que la conseyera omite por mieu a que pierda “ganchu” el so artículu.

 Podría dicise que de toles maneres tenemos pisos más baratos, pero eso tampoco ye verdá puesto que si invirtiéramos eses perres en facer promociones públiques o fomentar el cooperativismu de viviendes, obligaría a los promotores a baxar los precios tal y como ta pasando n’otres zones del estáu, en dellos casos perbaxo de les propies viviendes de protección oficial. Con esto quier dicise que l’Alministración Pública ta garantizando-y la salida a promociones privaes financiaes con fondos públicos.

 Por embargu la cara más demagóxica del artículu ye la que-y dedica la conseyera al emplegu, yá que sostién que “la ejecución de las inversiones previstas supondrán la creación de empleo y el impulso a la actividad económica en general” cuando si lo que se quier garantizar ye que les promociones nun se paralicen hai mecanismos llegales pa obligar a que se faigan nos plazos afitaos polos planes urbanísticos que correspuendan, lo que desixe ensin dulda voluntá política y non perres. Anguaño tamos gastando dineru en viviendes yá llevantaes, pa pasar pisos llibres a una bolsa de viviendes públiques, en cuenta d’invertir en nueves promociones públiques de viviendes, dexando que los promotores privaos asuman el riesgu empresarial qu’hasta’l momentu-yos vien dando guapos beneficios ensin que nadie sepa ónde tán. Amás, les promotores a les que se-yos meten fondos públicos nun van construir más viviendes que les que tienen proyectaes y que como indicamos puede obligase a rematar.

 Nun vamos negar que les ayudes públiques faciliten l’accesu a la vivienda, faltaría más, pero la política asturiana va muncho más empobinada a facilita-yos a los promotores privaos colocar stock de vivienda qu’a garantizar el drechu a la mesma. Asina dende UNA entendemos qu’una verdadera política social de vivienda ye otra cosa, porque tendría de sofitase en dos pegoyos fundamentales. En primer llugar sacar los pisos vacíos al mercáu pente medies d’una dura fiscalidá sobre ellos, y en segundu llugar el cooperativismu de vivienda y la promoción pública sobre la demanda, ye dicir, la rempuesta a les necesidaes reales de vivienda de la ciudadanía al traviés de datos y non espectatives o oportunidaes de negociu, que ye onde van dir les más de les perres de les que fala Noemí Martín.

 Por too ello pidiría que’l negociu que nos propón IU camude nuna política social de vivenda basada nes necesidaes de la ciudadanía y non de les grandes promotores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: