Albo, Vesuvius y Marruecos

 

Estos días podemos leer en la prensa que los empresarios españoles del sector agrícola instalados en Marruecos están molestos con los trabajadores porque están exigiendo sus derechos laborales y sociales. Según la versión de los empresarios españoles estas protestas se fundan en las mentiras que los sindicatos cuentan a los trabajadores, especialmente a las trabajadoras analfabetas, y yo me pregunto si no tendrá que ver con pagar el salario mínimo diario de 5 euros y estar facturando miles de euros con lo que produce ese trabajo.

Esta noticia, que puede parecernos muy lejana, no es otra cosa que el efecto de la globalización económica, del control de los estados de los flujos poblacionales y las prestaciones sociales, todo ello unido a una represión creciente sobre todos los movimientos antiglobalización y los trabajadores.

Estos efectos los sufrimos nosotros en Asturies, con la marcha de Albo de Candás, la de Vesuvius del Nalón, y en otras muchas empresas de Asturies que cierran su actividad sin motivos que lo justifiquen, después de aprovecharse de una estructura socio-económica que pagamos entre todos y en muchos casos de subvenciones y otras ayudas.

¿Pero qué podemos hacer nosotros en Europa con lo que hagan unos empresarios en África?, parece que nada ¿verdad? Sin embargo, si que podemos impedir que esos empresarios y sus productos hagan negocio en Europa y por lo tanto aumentar el coste de abandonar Marruecos ante un conflicto laboral. Europa es el principal mercado mundial y por lo tanto su influencia como consumidor enorme, no necesitamos regular África, sólo tenemos que cambiar las normas de la globalización capitalista que tan bien viene a unos pocos.

No apoyar a los trabajadores marroquís es admitir el chantaje miserable de los grandes empresarios, las multinacionales y de la derecha encabezada por el PP y secundada cada día más por el PSOE. Si los ciudadanos europeos no exigimos que las empresas que comercializan sus productos en nuestros estados respeten unas normas sociales básicas, los trabajadores de los países desarrollados viviremos un proceso de precarización por la amenaza constante de la deslocalización empresarial y por la presión del flujo de trabajadores “ilegales” que huyen de la miseria y que están dispuestos a trabajar por “casi” nada. Por otro lado los trabajadores de los países en vía de desarrollo no tendrán los recursos necesarios para lograr un desarrollo social y cultural que garantice un progreso sostenible, dado que la falta de coberturas sociales y la pérdida de recursos humanos, les hará muy vulnerables a los caprichos de los empresarios que inviertan en estos países, especialmente cuando sean extranjeros y no tengan coste alguno por sus atropellos y Europa les reciba con los brazos abiertos.

El concepto de “aldea global” no quiere decir otra cosa que si apoyas a los empresarios españoles que quieren abandonar Marruecos, estás apoyando la marcha de Albo de Candás. Como en todas las aldeas si nadie para al cacique, el cacique acabará aprovechándose de todos. Pero si todos entendemos que somos vecinos y que sólo con unas normas universales podemos garantizar nuestro propio desarrollo, estaremos dando un paso de gigante para acabar con el poder del cacique que se basa en nuestros miedos, temores y supersticiones. Este modelo de globalización económica fomenta estas ideas y nos asustan con sus profecías apocalípticas si nos atrevemos a cambiar el sistema económico, tal y como predican el PP-SOE y sus lacayos de UGT y CCOO. Sólo un ataque a este modelo puede abrir una pequeña esperanza a los trabajadores en general.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: