Identidad y desafección política (Asturies, España y Europa)

 

El último estudio sobre identidad realizada por la Fundación Bertelsmann ha relevado dos datos sorprendentes respecto a Asturies, (1) que Asturies es la tercera Comunidad Autónoma que menos se identifica con España (empatada con Canarias) por detrás de catalanes y vascos y (2) que los asturianos somos los que menos nos identificamos con Europa. Ambos datos son relevantes, pero responden a realidades diferentes.

 Ciertamente a alguien que vea a Asturies desde fuera, se sorprenderá de la baja identificación con España respecto al resto de Comunidades Autónomas del Estado. Es más que conocido lo de “Asturias es España y el resto tierra conquistada”, pero ese mito fundacional, más allá del carácter folclórico, no puede esconder la fuerte identidad asturiana existente, que en buena medida se genera sobre elementos claramente ajenos a la noción de “españolía; una llingua propia, el rechazo a los toros (la más alta de todo el Estado), la falta de una identificación religiosa con el catolicismo tan fuerte como el resto del Estado y un largo etc. hacen comprender esa realidad identitaria diferenciada de la española. 

También debemos ser conscientes de que hablamos “por comparación” con otras Comunidades Autónomas, ya que la mayoría de los asturianos se identifican con España, guste o no guste, pero el dato de la Fundación Bertelsmann es relevador de una identidad asturiana fuerte y claramente diferenciada de la identidad española. 

Al observador externo se le planteará una pregunta ¿por qué esa identidad no se refleja en una opción política nacionalista? Esa pregunta exigiría mucho debate, sobre todo dentro del mundo nacionalista asturiano, pero me gustaría resumir y simplificar el problema con una idea de Xune Elipe (cantante de Dixebra) en las I Xornaes Internacionalistes de UNA-Mocedá y es básicamente que “el nacionalismo político fue incapaz de recoger la fuerza del nacionalismo cultural, artístico y social”. Esta dicotomía existente entre un nacionalismo cultural o identidad asturiana y el nacionalismo político, explica la inexistencia a día de hoy de una fuerza política nacionalista fuerte pero abre las puertas a crear una fuerza política influyente en la realidad asturiana de tipo nacionalista. 

El otro elemento relevante y preocupante es que en Asturies realmente está naciendo un rechazo a la UE, frente al hecho de que somos una zona europea que está recibiendo muchos fondos europeos y en ese sentido realmente privilegiada. Pero también es cierto que el coste es renunciar a TODOS los sectores productivos tradicionales asturianos y la utilización de los fondos europeos no para trabajar en una reconversión productiva, sino para generar una red clientelar de dimensiones increíbles que garantiza las victorias electorales de FSA (PSOE de Asturies) y en todo caso del PP. En un lugar con las tasas de actividad más bajas de Europa, un paro juvenil 9 puntos superior a la media estatal, según el INE la única Comunidad Autónoma que perderá población y especialmente joven … lo que debería ser una situación de conflictividad social muy fuerte, está adormecida gracias al dinero de Europa hasta el momento que las redes sociales de resistencia estén tan debilitadas que cuando se retiren tales fondos, Asturies será incapaz de responder. 

Esta situación, está generando un grado creciente de rechazo a la UE, unido al hecho que cada vez se entiende menos su funcionamiento y los políticos asturianos utilizan a la UE como el “lugar” donde salen todas las medidas perjudiciales para Asturies, este grado inmenso de irresponsabilidad para librarse de sus responsabilidades, lleva implícito un rechazo a las instituciones europeas, cuando ellas solas ya generan tal rechazo sin que les ayude la irresponsabilidad de la clase política asturiana.

Este proceso está derivando en una desafección política de los asturianos frente a Europa, porque ni nos representa ni está siendo una solución a la fuerte crisis social, política, cultural y económica que lleva sufriendo Asturies desde los años ochenta. 

Esta situación exige una respuesta política organizada desde Asturies para influir en Europa, sin intermediaciones de partidos políticos estatales donde sus referentes asturianos son meras correas de transmisión y rechazando la actitud complaciente y a su ver inoperante e incompetente de los responsables políticos asturianos, que ni saben ni quieren aplicarse en un trabajo en Europa que tanto necesita Asturies. Sólo una voz asturiana en Europa que traslade directamente las necesidades y preocupaciones políticas de los asturianos, logrará que veamos a Europa como un lugar de cooperación con el resto de pueblos europeos, que generará desarrollo económico sostenible que se refleje en una mejor calidad de vida para ese concepto hasta hoy inexistente, el ciudadano europeo asturianu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: