Háganse una paja y déjennos en paz

Aunque este blog está orientado a la realidad y política asturiana, no puedo evitar entrar en la polémica creada por la campaña “El placer está en tus manos” de la Junta de Extremadura y la campaña de desprestigio a la que se está sometiendo dicha campaña desde las filas más conservadoras, independientemente de que las personas que están criticando esta campaña provenga de un partido determinado u otro o esté vinculado a una línea ideológica concreta.

El punto de criticar que se gaste 14.000 € en política de educación sexual, es el único admisible, aunque a mí personalmente me parecen bien gastados, dado que las consecuencias de la pésima educación sexual de la juventud centrada en valores machistas y de desconocimiento de la sexualidad, basada en modelos como Rocco Sifredi o Nacho Vidal, genera una distorsión de lo que es una relación sexual sana, que es bastante más de la pornografía de internet ya que ni somos Barbie ni Ken ni “atlestas” del sexo. Sólo con ahorrar un embarazo no deseado o evitar una relación basada en estos criterios, muy vinculados a la sumisión femenina y el maltrato, hace que humanamente y en segundo lugar, económicamente, ese dinero esté muy bien gastado.

Es increíble que en este tema, hasta UPyD se olvida de “lo que nos une” y critique que ese dinero se haya gastado en Madrid, pero señoras y señores de UPyD si somos todos ESPAÑOLES, debe ser cierto que masturbarse hace perder nuestra visión de las cosas, por lo menos a ciertas personas.

Lo que ya empieza a ser vomitivo es el nivel periodístico que sufrimos, donde la noticia sale de buscar un elemento pintoresco y sacarlo del contexto para buscar el titular escandaloso o llamativo, aunque ese titular lleve implícito una distorsión de toda la noticia que se supone que se quiere tratar. Una vez ojeada la campaña, que reconozco que no he estudiado en profundidad, va bastante más allá de ser una campaña para enseñar a nuestro jóvenes a masturbarse y tiene una filosofía de aceptación del cuerpo humano y la sexualidad como vía de disfrute de nuestra propia personalidad, novedosa y muy interesante. Aunque la campaña no esté perfeccionada al 100%, la visión que propone justificaría sobradamente el intento, para ir mejorándolo y extendiéndolo como experiencia piloto.

Y finalmente, ¿qué tiene de malo enseñar a los jóvenes a masturbarse o a utilizar juguetes eróticos? Puedo decir a los más preocupados por este tema, que en la campaña no se plantea la obligatoriedad de masturbarse ni usar juguetes pero ¿qué pasa si un joven quiere hacerlo y tiene dudas? Pues si tiene dudas o se queda con ellas o pregunta a su entrono, que tendrá tantas dudas como ella o como él o se basará en internet, donde por desgracia prima lo que prima como dijimos anteriormente y es difícil filtrar la información.

Para una persona educada en que masturbarse era pecado, por mi edad ya libre lo de quedarme ciego, hubiera agradecido tener este tipo de campañas informativas, no porque la represión católica haya impedido que me masturbe, que le aseguro que no, pero si para entender que era natural, bueno y para disfrutar, cosa que les puedo asegurar que a día de hoy muchos jóvenes no tienen claro (mi hermano es profesor y le toca explicar temas de sexualidad y las dudas de los jóvenes simplemente dan pavor) y de hecho hay un sector represor de la sexualidad que todavía lo considera negativo.

Como siempre, los sectores más conservadores indistintamente del disfraz que utilicen, cuando se plantean iniciativas que ponen en cuestión en modelo dominante en cualquier aspecto social saltan como leones furiosos sobre la víctima. El modelo de sexualidad dominante y que se muestra como natural es el heterosexual y falocéntrico y esta campaña demuestra que hay distintas formas de disfrutar de nuestra sexualidad fuera de este modelo.

Nunca he visto una campaña contra la visión miserable y traumatizadora de la sexualidad que la Iglesia Católica plantea en numerosas escuelas mantenidas con dinero público, que más allá de la libertad para educar a los hijos de los padres, no pueden justificar intentar culpabilizarnos de nuestro cuerpo y hacernos sentir mal con argumentos que son patrañas y mentirosos y que nada tienen que ver con la religiosidad, sino más con el control social.

Para concluir me quedaría con esta reflexión, HÁGANSE UNA PAJA Y DÉJENNOS EN PAZ.

Anuncios

One Response to Háganse una paja y déjennos en paz

  1. Caballero dice:

    Esta es la España que no trae ZP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: