Café pa toos, sidra pa naide

 

La propuesta del artículu 18.3 de la Llei Xeneral de Comunicación Audiovisual, prohibiría la publicidá de la sidra fuera del horariu de 20:30 hores a les 6:00 hores. Ensin entrar nel discutiniu de meter nel mesmu saco les bébores de 1 a 20 graos, lo que si me gustaría ye destacar como se vuelvi al café pa toos, ensin tener en cuenta peculiaridaes o realidaes propies.

Siempre va haber el que defenda que tener en cuenta lo qu’ellos llamen “localismos” namá trai una feudalización de la sociedá, pero son los mesmos que cuando ciudadanos “estranxeros” critiquen los toros, salten diciendo que lo que pasa ye que nun entienden el so “arte” o los mesmos qu’amarguen al mundu enteru cola ñ, cada vegada qu’apaecen teclaos que nun inclúin tala lletra, considerándolo un ataque a la cultura española. Claro está que los sos “localismos” tán protexíos pola realidá estatal que tien una cultura y llingua oficial, marxinando o directamente intentando esaniciar, otres realidaes culturales non estatales.

Así atopemos qu’una norma estatal, una vegada más, nun tien en cuenta la realidá d’una zona con una cultura que nun entra na “oficial”, nesti casu Asturies y Euskadi. Rescampla que la sidra puede tratase como una bébora alcohólico ensin más, pero esi tratamientu namá demuestra una negación de la cultura de Asturies.

Casualmente los toros sálvense de toles normes de maltratu animal y de mataderos d’animales ¿por qué una tradición (abondo más discutible pol so componente sádica y cruel) puede salvase de les normes xenerales y una tradición asturiana non? Evidentemente, los toros son “cultura oficial” y a sidra non, asina de cenciellu.

Por desgracia tamos viviendo una dómina onde Europa fomenta la diversidá cultural como un elementu de bayura de la UE (menos de lo que debía, pero lo intenta), ente que l’estáu español sigue con una política de aculturización castellana y el “café pa toos” que se popularizó na transición española.

El problema ye que los poderes centrales del estáu nun creen nun procesu de descentralización real, y considérenlo como un elementu que pon en peligru la “unidá d’España” .Yo pregunto los ¿ciudadanos que nun compartimos la “cultura oficial” vamos tar más dispuestos a compartir un modelo políticu estatal imponiéndonos modelos, o si respeten (pidir que lo sofiten ye una quimera dempués de 30 años de democracia) la diversidá que compon anguaño l’Estáu español?

La realidá ye que mientres los modelos culturales oficiales puedan salvase de les riegles xenerales (como’l casu de los toros yá comentáu) pero s’impongan la uniformidá en tolos demás elementos d’otres cultures, volveremos falar de ciudadanos de primera y de segunda y asina difícilmente puede caltenese una mínima llealtá al sistema políticu que provoca tales desigualdaes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: