Xeneración escluyida

 

Ye ciertu qu’en toles sociedaes, quitando periodos de revolución, revueltes o tresformamientos aceleraos, les élites suelen tener una edá que podemos entender como “madura”, yá que inda caltenienen una mínima capacidá física ya intelectual, y ye la dómina onde más recursos económicos, sociales, políticos, etc. atesórense.

Ciertu ye tamién que tales élites suelen protexer el so status quo a cuenta de que les xeneraciones más nueves nun pongan en peligru la so posición, dexando o facilitando l’accesu a les persones nueves qu’acaten tal status quo ya imposibilitando o poniendo pilancos al máximu l’ascensu d’aquellos que promueven cambeos, sobre too si tales cambeos train una mayor democratización o permeabilidá respecto al accesu al poder y toma de decisiones.

Pero atopamos nuna situación novedosa, la élite dominante, formada mayormente por persones de más de 50 años, tán garantizando’l so status quo a cuenta de los derechos de les xeneraciones futures. Esto ye, nun se garantiza una determinada posición frente a les xeneraciones futures, atácase’l futuru de les próximes xeneraciones pa tapar una xestión pésima de los recursos públicos garantizando la posición de los que precisamente mal gastaron les posibilidaes de progresu, vendiendo’l fumu del crecimientu constante del capitalismu globalizáu.

El costu d’esti capitalismu globalizáu ye senciellu, los derechos llaborales y la protección social universal. Evidentemente una democracia lliberal nun puede imponer estes midíes ensin más, poro, apliquémosles a les xeneraciones futures, dende’l mayor egoísmu xeneracional que se dio nel últimu sieglu. Gústame resumir esti procesu en ser más ricos pa vivir peor, lo que personalmente nun sé que m’apurre de procuru.

Nel estáu español esti procesu universal del mundu occidental, tenemos que xunir otru autóctonu, la omnipresente transición democrática y la posición “universal” que criticar cualquier elementu de tal procesu, persones implicaes, funcionamientos perversos, etc. ye directamente atacar la democracia y polo tanto ten de ser escluyíu del alderique políticu. Evidentemente, esta situación “blinda” de facto el statu quo políticu (en sentíu ampliu, ye dicir instituciones, sistema de partíos, sindicatos, posición de la Ilesia, la Constitución Española, la entrada na U.E. y un llargu etc.), que dificulta entá más la representación de les xeneraciones más nueves (pongo moza a les generaciones posteriores a 1978, añu de la sacru santa Constitución española, de forma averada). Tou ello xuníu a que mentada Constitución nun ye reformable a la hora de la verdá, porque esixe un grau de consensu que namá ye posible nun momentu como en d’una transición, dempués de 40 años de dictadura, y los qu’argumenten que quien tea en contra de la mesma que la modifique, namá ta faciendo gala d’un cinismu políticu en grau superlativu.

Y esti egoísmu xeneracional se da en munches esferes. Nel ámbitu políticu, si nun participasti na Transición nun tienes derechu a participar nel alderique políticu, si nun declares la to adhesión a la mesma con una sumisión más típica d’elementos relixosos que de la racionalidá humana, lo que se reflexa en come bipartidismu y aplaude con les oreyes.

Nel ámbitu llaboral, el trabayador tradicional (heterosexual, machista, racista, de más de 50 años, sindicáu, con trabayu fixu y una posición económica relativamente cómoda) garantiza’l so trabayu, salariu y pensión cargándose en trabayu fixu, cierta regulación salarial (negociación colectiva, estabilidá llaboral, etc.) y amenorgando l’importe de les pensiones futures y enzancando l’accesu a les mesmes.

Nel ámbitu social con una visión totalmente deformada de la xente nuevo, onde’l mayor grau d’implicación en temes sociales nos postreros 70 años, camuda en falta d’implicación política porque nun se participa nunes instituciones y organismu que sentimos que nun nos representen nin lo van a dexar. Onde la mayor capacitación de la nuesa hestoria, tresformase en que somos unos acomodaos o unos conformistes, porque si nun aceptamos condiciones peores de la que los nuesos pás somos un folgazanes y si tragamos coles reformes que tán roblando unos sindicatos que viven nos pactos de la Moncloa y onde nun se ve un dirixente menor de 50 años, dexamos apatayar porque nun tenemos l’espíritu de reivindicación d’antaño.

El problema ye senciellu, les xeneraciones anteriores tuvieron referentes pa empecipiar les sos lluches y aprendiendo de tales referentes añediendo les sos nueves visiones ya idees (lo que xenera tensiones, que nada ye idílicu) pudieron poner en marcha unes estructures reivindicatives que faíen llegar a les élites les demandes de les xeneraciones qu’entá nun podíen aportar de forma directa a tomar decisiones. Quiciabes l’exemplu más claru foi Mayu del 68, qu’ensin ser santu de la mio devoción, si reflexó’l procesu que describo, les lluches de distintes xeneraciones xuniéronse de forma solidaria y creó un aprendizaxe de llucha, reivindicativu, organizativo, etc. y el definitiva d’aprender a influyir nel poder.

Les xeneraciones más nueves tenemos qu’escaecenos de que les instituciones, partíos, líderes, sindicatos nacíos de la Transición puedan representanos, ya inclusive más, que persones de más de 50 años puedan representanos, porque los nuesos intereses (o derechos atreveríame a dicir) tán siendo apatayaos ensin cuntar con nós, pa garantizar que les xeneraciones madures, y polo tanto les que sostienen el poder de cada momentu, tean tranquiles y nun encabecen les lluches que tendríen d’encabezar si tuvieren una mínima solidaridá con nós (vamos que nun se repita’l Mayu del 68).

Somos precarios, esto ye, xente sin derechos políticos plenos (nun nos dexen camudar el modelu políticu que nos impunxeron les xeneraciones anteriores), xente sin derechos llaborales (reforma llaboral, pensiones) y ensin prestíu social (viven con sus padres, nun participen en política, son egoístes, el botellón, etc.) promovido per unos medios de comunicación, como non, dirixíos por mayores de 50 años.

Ye difícil, pero nós mesmos (nun cuenten los que lleguen diciendo amén a lo esistente garantizando la so posición personal a cuenta de la de los demás, yá que son meros llexitimadores como pasa en cualquier ámbitu vital) tenemos que dar el pasu d’entrar en tolos ámbitos que nos sía posible a reivindicar los nuesos derechos, y cuando escuches yes demasiáu nuevu, piensa otru que quier robame lo que él esfrutó ,y toes y toos xuntos tenemos que glayar DEVOLVENOS LO QUE YE NUESU Y QUITAR LO QUE YE VUESU.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: