¿Oportunismo antinuclear?

 

Estoy viendo muchos comentarios en contra la movilización “nucleares no, ni aquí ni en Japón” acusándola de oportunista, partiendo de que toda crítica es respetable, no puedo más que mostrar mi profundo rechazo a estas acusaciones.

Oportunismo se da cuando un colectivo o grupo de personas ante un hecho puntual y utilizando ese hecho casi exclusivamente como argumento, saca un tema a colación sin tener un trabajo previo sobre tal tema, y normalmente basado en cuestiones viscerales o sentimentales, donde los temas de seguridad ciudadana son un buen ejemplo o cuando suceden delitos especialmente crueles y un largo etc. que todas y todos conocemos.

Me gustaría recordar que en estos últimos doce meses, por no remontarme más atrás, hemos vivido el debate sobre el cierre de Garoña o el debate sobre el giro en la política nuclear del PSOE, y sin ir más lejos Greenpeace con 20 activistas asaltó este febrero la central nuclear de Cofrentes dejando en evidencia la pésima seguridad de la misma.

Oportunismo también se da cuando se utiliza un hecho puntual para hacer un giro copernicano en una posición, normalmente difícilmente justificable, usando ese hecho contra las argumentaciones anteriormente utilizadas, ya que se considera que las deslegitima radicalmente. Un caso muy reciente lo vivimos en el Magreb, donde nuestros amigos de ayer se convirtieron en los dictadores tiránicos de hoy, sólo por reprimir a mucha gente junta porque cuando la reprimía en poquitos en poquitos era totalmente asumible. Se ve como un hecho puntual, la represión masiva, deslegitima repentinamente todos los argumentos de amistad, como los de la estabilidad, desarrollo humano y económico de la zona, parar el islamismo radical y etc. Este tipo de actuaciones si son oportunistas.

Con todos mis respetos, los antinucleares no están cambiando de opinión, pidieron, piden y pedirán el fin del uso de la energía nuclear por los riegos inasumibles que produce, la falta de respuesta para la eliminación de los residuos radiactivos y el oscurantismo en la gestión de los mismo, por las constantes ocultaciones de información sobre sus incidencias y por la cantidad de veces que se ha puesto en evidencia su falta de seguridad, como la que mencionamos anteriormente, entre otros muchos motivos.

Tampoco se están mostrando situaciones especialmente viscerales, con cadáveres, enfermos por la radiación o zonas devastadas por la energía nuclear, sólo se recuerda lo dicho con un ejemplo real, el riesgo es inasumible y ello con independencia de las consecuencias finales de este desastre, ya que si finalmente los daños se minimizan al máximo, que ojalá sea así, los argumentos seguirán siendo igual de validos ¿podemos asumir ese riesgo? ¿debemos asumir ese riesgo? ¿queremos asumir ese riesgo? Esas son las preguntas que hemos planteado, estamos planteando y plantearemos desde el movimiento antinuclear, sin oportunismos y con argumentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: