Estaya abierta y el movimientu 15 M

mayo 30, 2011

Nel II Congresu d’UNA, nel alderique estatutariu, propunxi la creación de la idea de Estaya  Abierta, que nun yera más que proponer un modelu de xunta abiertu a la participación de colectivos y persones independientes d’UNA, dándo-y tolos derechos d’un militante nesa xunta concreta. Hai que pensar qu’eses xuntes les convoca UNA cuando creya conveniente.

Tal propuesta foi refugada nel congresu, dientro del alderique democráticu y ensin nenguna torga por que saliera, yá que nun recibió’l sofitu de les mios compañeres y compañeros. Ente les crítiques a la idea, nel meyor sentíu de la palabra crítica, taba que se devaluaba la figura del militante, cuidao que calteniendo les sos obligaciones dexa a persones, que nun teníen tales obligaciones, tener les sos mesmos derechos. Crítica razonada y razonable ensin dulda.

Pero vistu una vegada asocedíu’l 15 M, la mio autocrítica a la idea céntrase non na devaluación de la idea del militante, sinón no llimitada ya insuficiente de la propuesta pa llograr conectar la organización cola vida real que “ta ahí fuera”. Por desgracia nun tengo respuestes pa llograr tal conexón, pero si una serie d’entrugues, que creo que toes y toos tenemos de planteganos:

 1) ¿Cuál ye la función d’una organización política?

Paez que la respuesta ye senciella, defender una concreta visión de la sociedá, dirixíu por una cierta cosmovisión, o dichu más claramente, por una ideoloxía más o menos difusa en cada casu. Pero atopamos a nteuna gran problemática, cuando la realidá ye tan cambiante y camuda a una velocidá tal que les reformulaciones coyunturales del ideariu de la organización van bien por detrás de la sociedá, ¿qué sentíu tien defender unes idees que nun se basen na realidá esistente?

2) ¿Qué ye ser un militante?

Nuevamente podemos partir d’una respuesta senciella, la persona que se venceya a una organización y trabaya activamente por espandir l’ideariu y propuestes de la mesma. Esto ye, la mayoría de los acampaos nun son militantes, pero les persones que reparten los sos panfletos de les organizaciones en tales acampaes sí. Paez una vegada más que la idea de militante nun puede ser la mesma que fai 50, 40, 30, 20, 10 ya inclusive 5 años. La organización que sepa, cosa qu’el qu’escribe nun tien nin idea de cómo faelo, redefinir la idea de militante y venceyar la mesma a una nueva forma de participar nes organizaciones, anque nun sía como les entendemos anguaño, tien munches posibilidaes de convertise nun verdaderu referente frente al  modelu actual.

3) ¿Cómo tien d’actuar una organización política ante los movimientos sociales?

Equí directamente namá se dicir lo que nun tien de faer, nun debe arrogarse la función de “ser voz de naide” que nun se lo pidió, como sueli ser el casu. Nun tien de confundir espacios, onde actúa un movimientu social, nun tien de participar una organización política como tal organización (non vale lo de tamos como persones individuales que de casualidá toos actúen igual, yá somos mayorcitos pa engañabobos). Y tampoco tien d’asumir de forma acrítica les sos propuestes, por casu les reformes electorales que propón el 15 M paécenme de bien poca trescendencia real, yá que nun piden daqué distintu a como se vota al Senáu ensin qu’ello suponga nada na práctica, y qu’entemecen lóxiques de sistemes políticos distintos, que pueden faer la so propuestes claramente contraproducentes (aumentar el personalismu nes organizaciones).

 Repito qu’ensin tener les respuestes, paezme qu’estes entrugues ye urxente plantegales, y de xuru vamos precisar la prueba y erru p’aprender a cómo actuar, pero l’únicu erru que nun va tener solución ye l’inmovilismu, que sicasí suel ser la respuesta más común de les organizaciones ante les nueves situaciones, ante la sensación de riesgu que se deriven de tal incertidume.

 Pero creo que conceutos como valores, trabayu en rede, organización flexible (actuar d’una forma o otra según l’ámbitu), permeabilidá, etc. van ganar peso frente a conceutos como ideoloxía, partíu o militante ..


Estaya abierta y el movimiento 15 M

mayo 30, 2011

En el II Congreso de UNA, en el debate estatutario, propuse la creación de la idea de Estaya Abierta, que no era más que proponer un modelo de reunión abierto a la participación de colectivos y personas independientes de UNA, dándole todos los derechos de un militante en esa reunión concreta. Hay que pensar que esas reuniones las convocaría UNA cuando creyese conveniente.

Tal propuesta fue rechazada en el congreso, dentro del debate democrático y sin ninguna traba para que saliera, ya que no recibió el apoyo de mis compañeras y compañeros. Entre las críticas a la idea, en el mejor sentido de la palabra crítica, estaba que se devaluaba la figura del militante, dado que manteniendo sus obligaciones se permitía a personas, que no tenían tales obligaciones, tener sus mismos derechos. Crítica razonada y razonable sin duda.

Pero visto una vez sucedido el 15 M, mi autocrítica a la idea se centra no en la devaluación de la idea del militante, sino en lo limitada e insuficiente de la propuesta para lograr conectar la organización con la vida real que “está ahí fuera”. Por desgracia no tengo respuestas para lograr tal conexión, pero si una serie de preguntas, que creo que todas y todos debemos plantearnos:

 1) ¿Cuál es la función de una organización política?

Parece que la respuesta es sencilla, defender una concreta visión de la sociedad, dirigido por una cierta cosmovisión, o dicho más claramente, por una ideología más o menos difusa en cada caso. Pero nos encontramos ante una gran problemática, cuando la realidad es tan cambiante y cambia a una velocidad tal que las reformulaciones coyunturales del ideario de la organización van muy por detrás de la sociedad, ¿qué sentido tiene defender unas ideas que no se basan en la realidad existente?

2) ¿Qué es ser un militante?

Nuevamente podemos partir de una respuesta sencilla, la persona que se vincula a una organización y trabaja activamente por expandir el ideario y propuestas de la misma. Es decir, la mayoría de los acampados no son militantes, pero las personas que reparten sus panfletos de las organizaciones en tales acampadas sí. Parece una vez más que la idea de militante no puede ser la misma que hace 50, 40, 30, 20, 10 e incluso 5 años. La organización que sepa, cosa que el que escribe no tiene ni idea de cómo hacerlo, redefinir la idea de militante y vincular la misma a una nueva forma de participar en las organizaciones, aunque no sea como las entendemos actualmente, tiene muchas posibilidades de convertirse en un verdadero referente frente al modelo actual.

3) ¿Cómo debe actuar una organización política ante los movimientos sociales?

Aquí directamente sólo se decir lo que no debe hacer, no debe arrogarse la función de “ser voz de nadie” que no se lo haya pedido, como suele ser el caso. No debe confundir espacios, donde actúa un movimiento social, no debe participar una organización política como tal organización (no vale lo de estamos como personas individuales que casualmente todos actúan igual, ya somos mayorcitos para engañabobos). Y tampoco debe asumir de forma acrítica sus propuestas, por ejemplo las reformas electorales que propone el 15 M me parecen de muy poca trascendencia real, ya que no piden algo distinto a como se vota al Senado sin que ello suponga nada en la práctica, y que mezclan lógicas de sistemas políticos diferentes, que pueden hacer su propuestas claramente contraproducentes (aumentar el personalismo en las organizaciones).

 Reitero que sin tener las respuestas, me parece que estas preguntas es urgente planteárselas, y seguramente necesitaremos la prueba y error para aprender a cómo actuar, pero el único error que no tendrá solución es el inmovilismo, que sin embargo suele ser la respuesta más común de las organizaciones ante las nuevas situaciones, ante la sensación de riesgo que se derivan de tal incertidumbre.

 Pero creo que conceptos como valores, trabajo en red, organización flexible (actuar de una forma u otra según el ámbito), permeabilidad, etc. ganarán peso frente a conceptos como ideología, partido o militante.


Primeru de mayu azul en Xixón

mayo 4, 2011

 

Esti primeru de mayu en Xixón, na manifestación convocada por CSI, CGT y SUATEA tuvi dos bones sensaciones, la primera que’l númberu d’asistentes yera más numberosu qu’el d’otros años y segundu, que l’azul foi’l color de la manifestación. Les banderes d’Asturies tuvieron la presencia mayoritaria que se xunieron al azul de les banderes de la CSI, que col mayor númberu d’asistentes foi un espectáculu más que gratificante.

Los reproches al “sindicalismu mayoritariu” como a la “esquierda que s’avergoña de selo” fueron constantes nes intervenciones, y dexaben entever la necesidá d’una respuesta dende les organizaciones sociales, sindicales y polítiques a les presiones de la UE y FMI, como emisariu s de los sos verdaderos amos, los mercaos financieros.

L’apueste pola economía productiva y los servicios sociales públicos como vía pa salir d’esta crisis al traviés de la xeneración d’empléu como pa desaniciar les consecuencies más crueles de mentada crisis, fueron les reivindicaciones más solicitaes y aplaudíes. A última hora, qu’hai otres polítiques y otres maneres d’enfrentase a esta situación y non, como se nos repite pola derecha gobernante y pola derecha con mires de gobernar, un únicu camín qu’acaldía que pasa se ve como más equivocáu y dañible pa les clases menos pudientes.

Tampoco s’escaecieron de recordar como nel primer momentu de la crisis, cuando los fondos públicos tuvieron que salir al rescate de sector priváu, especialmente financieru y de la construcción, el déficit públicu y el gastu nun yeren un problema y una vegada garantizáu los beneficios de les empreses (recordar el beneficiu record de les empreses del Ibex 35) y el paru golpeando con tola so durez, l’equilibriu presupuestariu y el control del gastu fueron una relixón pa los nuestros gobernantes.

El zarru del actu col himnu d’Asturies foi’l puntu culmen del actu, dempués de les intervenciones, cola llectura del comunicáu conxuntu de los sindicatos convocantes, rematando cola intervención de los collacios colombianos que tán sufriendo un “xenocidiu sindical” como ellos mesmos denominaron.

Magar ye ciertu que nun podemos falar d’una alternativa a los sindicatos mayoritarios anguaño, si creo que podemos falar, con ciertu optimismu, d’un aumentu del sindicalismu combativu y un refugu creciente a eses burocracies paraestatales que son anguaño UXT y CCOO. Esperemos qu’esta situación se tresllade al campu de la política, y cada vez más persones apuesten por opciones que busquen la salida de la crisis dende lo público y la xusticia social frente a los que defende’l mercáu y los retayos de too tipu, que per otra parte, fueron los que nun metieron nesti furacu negru.