Izquierda Abierta, Espaciu Plural y Equo

julio 28, 2011

Llamazares decidió salir del armariu, políticamente falando, y el sector llamazarista d’IX acaba de constituyir un nuevu partíu, Izquierda Abierta (IAb), col so correspondiente manifiestu como ye lóxicu. Realmente ye malo d’interpretar si Izquierda Abierta ye una “enfermedá”, un “síntoma” o una “medicina” pa la situación de la esquierda estatal.

Paez claro que IAb tien un claru oxetivu, llograr una alianza con Espaciu Plural y Equo ensin soltase de les amarres d’IX, una y bones el nuevu partíu siguiera dientro d’IX. Per una parte hai una lóxica clara, tamos falando d’organizaciones qu’en gran midida son dixebres o socios d’IX, polo tanto ¿por qué nun volver xuntarnos toos nuevamente? y crear esi maníu referente de la esquierda.

Por desgracia la imposibilidá d’esi “alcuerdu” recoyese n’el mesmu manifiestu (o llamada como lleí en dalgún mediu), qu’amás de curtiu, lo cual puede ser hasta una virtú, ye vacio y llenu de llugares comunes, pero que namá propón -toos xuntos tamos meyor que por separáu- acompañáu del correspondiente brindis al sol al calor del 15M.

El problema de fondu ye que toos vemos, y recueye el mesmu manifiestu, ye qu’IX ye una burocracia más del Estáu español, y como tal inútil pa encarar una visión alternativa a la realidá esistente, como toa burocracia xestiona lo qu’hai, nunca la cuestiona, modifica procedimientos, nun alderica les lóxiques y a la fin de mes cobra la so nómina. Lo que ta bien pa un trabayador públicu, ye la muerte d’una organización que diz buscar el tresformamientu social. Nesi sentíu’l manifiestu tien un párrafu ejemplificador:

“Pensamos que la configuración de este frente amplio es el mejor camino para dar cauce político a algunas iniciativas sociales urgentes: el rechazo a los recortes y las privatizaciones, la nueva regulación de los procedimientos especulativos y bancarios injustos, la reforma de la ley electoral y el aliento de una democracia regenerada, transparente y participativa.”

Si cerráis bien fuerte los güeyos y repitís esti párrafu mentalmente, podéis escuchar perfectamente a Rubalcaba nel so discursu de presentación como candidatu socialista. Nun ye chancia, Rubalcaba defendió regular el mercáu financieru y pone-y dalgún impuestu nuevu, qu’había que pensar na reforma electoral porque yera de xusticia, refiriéndose espresamente al modelu alemán, y defendió con ahínco que la sanidá y educación pública nun se toquen, vamos lo qu’el so gobiernu dexo ensin tocar sobrentiéndese. Y como non col so brindis al sol hacia’l movimientu 15M, eso nun puede faltar.

La meyora electoral de la “derecha” nun puede ser un motivu pa xunir a la “esquierda”, la “esquierda” tien que xunise nunos principios comunes y forma d’organizase horizontal y dende la movilización social. Porque de lo contrario cuando Cayo Lara vaya a torgar un desallugu d’un hipotecáu, van solmena-y, y vamos venos obligaos a usar les mesmes frases que les dereches, que atropeyu alborotu, oi pioyosu que soi l’autoridá, etc. Nun podemos pidir compromisu col nuesu proyectu políticu ensin comprometenos coles lluches sociales, y a poder ser ensin esperar a los meses anteriores de les elecciones.

Izquierda Abierta dientro d’IX ye más de lo mesmo, bones palabres, y sicasí fora d’IX nun tien sentíu, porque vive alloñada de les realidá social que defende un modelu distintu de sociedá, porque los burócrates namá xestionen y lo únicu que pueden xestionar ye IX.

La llamada d’Izquierda Abierta a Espaciu Plural y Equo ta xenerando de mano recelo según los medios de comunicación que tán siguiendo estos procesos, abondo lóxicu pa cualesquier que viviera la vida burocrática d’IX (como’l qu’escribe) y conoz el so funcionamientu internu, col pesu del PCE y les sos eternes lluches familiares. Claro IAb pretende camudar esos procedimientos y ganar autonomía del PCE, pero entós qué razón hai pa tar n’IX, namá una, el so pesu electoral, mal argumentu pa los que quieren construyir una sociedá alternativa.

Yá defendí va tiempu qu’UNA (antes del so proyectu conxuntu col Bloque) apostara per Espaciu Plural, en Asturies y Espaciu Plural, precisamente porque ta apostando por una forma distinta de faer les coses que se basa nunos principios comunes, non una estructura centralizada, filosofía que recoyí d’un compañeru de Chunta Aragonesista, Daniel Ripa, que na so intervención nel nuesu II Congresu señaló que “Chunta sofita a UNA non pola fuerza de los sos votos, sinón polos sos principios, que son los nuesos”. Asina sí, asina construyimos, asina compartimos, asina faemos les coses distintes y poro, podemos convencer. Como comentariu recriminar a IAb que falando de que “Hay que articular en un impulso común las diversas perspectivas ideológicas y territoriales”, pocos amigos va atopar fora de Castiella y los que creen que viven en territorios de Castiella, pero señores de IAb salgan de Madrit, Madrit, Madrit, que nun somos territorios tenemos nome y apellíos.

Equo tien qu’escoyer ente la independencia d’un proyectu verde y de equidad social, entá n’estáu embrionariu, o convertise na muleta verde d’otra organización, dica agora tán defendiendo l’autonomía del proyectu, lo que ye incompatible con una IX por bien abierta que sía, porque un ecoloxismu real nun tien cabida con un PCE decimonónicu, como yá se vivió en Catalunya col enfrentamientu ente IX ya Iniciativa, na qu’IX resultó clara perdedora, y demostró la so incapacidá pa convivir con otres families ideolóxiques más allá de la comunista. Ciertu ye que IAb preséntase como un antídotu contra esta forma de “ser” d’IX, pero repito, d’una forma bien pocu creíble, más por obligación que por devoción, cualesquier qu’analice les resultaos d’Espaciu Plural (los partíos que lu integren vamos) va poder decatase d’ello.

Asina veo a IAb como una “enfermedá” de la Izquierda institucional, que siempres modula el so discursu pa siguir siendo institucional, non al revés, dende un discursu alternativu llegar a les instituciones. Como un “síntoma” d’una esquierda estatal perdida, ensin horizonte y ensin proyectu que busca, desesperadamente, llugares comunes tradicionales de la esquierda y de los progresistes (nunca supi quién yeren los progresistes, pero suena perbién) y de tan comunes que son, vacios de too conteníu y potencialidá tresformadora, Y finalmente una “medicina” contra’l dogmatismu y sectarismu d’IX, lo que nun ye pocu, que se reflexa nuna bona intuición de los males y agora namá queda aplicar el tratamientu, y si compañeros de IAb, pasa por salir d’IX que cual órganu cangrenáu o se amputa o va acabar cola esquierda estatal, porque la esquierda nacional yá dio esi pasu y el tratamientu funciona, compañeros funciona.

Anuncios

Izquierda Abierta, Espacio Plural y Equo

julio 28, 2011

Llamazares decidió salir del armario, políticamente hablando, y el sector llamazarista de IU acaba de constituir un nuevo partido, Izquierda Abierta (IAb), con su correspondiente manifiesto como es lógico. Realmente es difícil de interpretar si Izquierda Abierta es una “enfermedad”, un “síntoma” o un “medicamento” para la situación de la izquierda estatal.

Parece claro que IAb tiene un claro objetivo, lograr una alianza con Espacio Plural y Equo sin soltarse de las amarras de IU, ya que el nuevo partido continuara dentro de IU. Por una parte hay una lógica clara, estamos hablando de organizaciones que en gran medida son escisiones o socios de IU, por lo tanto ¿por qué no volver a juntarnos todos nuevamente? y crear ese manido referente de la izquierda.

Por desgracia la imposibilidad de ese “acuerdo” se recoge en el propio manifiesto (o llamada como leí en algún medio), que además de breve, lo cual puede ser hasta una virtud, es vacio y lleno de lugares comunes, pero que sólo propone -todos juntos estamos mejor que por separado- acompañado del correspondiente brindis al sol al calor del 15M.

El problema de fondo es que todos vemos, y recoge el propio manifiesto, es que IU es una burocracia más del Estado español, y como tal inútil para afrontar una visión alternativa a la realidad existente, como toda burocracia gestiona lo que hay, nunca la cuestiona, modifica procedimientos, no discute las lógicas y al final de mes cobra su nómina. Lo que está bien para un trabajador público, es la muerte de una organización que dice buscar la transformación social. En ese sentido el manifiesto tiene un párrafo ejemplificador:

Pensamos que la configuración de este frente amplio es el mejor camino para dar cauce político a algunas iniciativas sociales urgentes: el rechazo a los recortes y las privatizaciones, la nueva regulación de los procedimientos especulativos y bancarios injustos, la reforma de la ley electoral y el aliento de una democracia regenerada, transparente y participativa.

Si cerráis muy fuerte los ojos y repetís este párrafo mentalmente, podéis escuchar perfectamente a Rubalcaba en su discurso de presentación como candidato socialista. No es broma, Rubalcaba defendió regular el mercado financiero y ponerle algún impuesto nuevo, que había que pensar en la reforma electoral porque era de justicia, refiriéndose expresamente al modelo alemán, y defendió con ahínco que la sanidad y educación pública no se tocan, vamos lo que su gobierno dejo sin tocar se sobreentiende. Y por supuesto con su brindis al sol hacia el movimiento 15M, eso no puede faltar.

El avance electoral de la “derecha” no puede ser un motivo para unir a la “izquierda”, la “izquierda” tiene que unirse bajo un principios comunes y forma de organizarse horizontal y desde la movilización social. Porque de lo contrario cuando Cayo Lara vaya a impedir un desalojo de un hipotecado, lo zarandearán, y nos veremos obligados a usar las mismas frases que las derechas, que atropello que alboroto, oye piojoso que soy la autoridad, etc. No podemos pedir compromiso con nuestro proyecto político sin comprometernos con las luchas sociales, y a poder ser sin esperar a los meses anteriores de las elecciones.

Izquierda Abierta dentro de IU es más de lo mismo, buenas palabras, y sin embargo fuera de IU no tiene sentido, porque vive alejada de las realidad social que defiende un modelo diferente de sociedad, porque los burócratas sólo gestionan y lo único que pueden gestionar es IU.

La llamada de Izquierda Abierta a Espacio Plural y Equo está generando de mano recelos según los medios de comunicación que están siguiendo estos procesos, bastante lógico para cualquiera que haya vivido la vida burocrática de IU (como el que escribe) y conoce su funcionamiento interno, con el peso del PCE y sus eternas luchas familiares. Claro IAb pretende cambiar esos procedimientos y ganar autonomía del PCE, pero entonces qué razón hay para estar en IU, sólo una, su peso electoral, mal argumento para los que quieren construir una sociedad alternativa.

Ya defendí hace tiempo que UNA (antes de su proyecto conjunto con el Bloque) apostara por Espacio Plural, en Asturies y Espaciu Plural, precisamente porque está apostando por una forma distinta de hacer las cosas que se basa en unos principios comunes, no una estructura centralizada, filosofía que recogí de un compañero de Chunta Aragonesista, Daniel Ripa, que en su intervención en nuestro II Congreso señaló que “Chunta apoya a UNA no por la fuerza de sus votos, sino por sus principios, que son los nuestros”. Así sí, así construimos, así compartimos, así hacemos las cosas diferentes y por lo tanto, podemos convencer. Como comentario recriminar a IAb que hablando de que “Hay que articular en un impulso común las diversas perspectivas ideológicas y territoriales”, pocos amigos va a encontrar fuera de Castilla y los que creen que viven en territorios de Castilla, pero señores de IAb salgan de Madrit, Madrit, Madrit, que no somos territorios tenemos nombre y apellidos.

Equo tiene que escoger entre la independencia de un proyecto verde y de equidad social, aún en estado embrionario, o convertirse en la muleta verde de otra organización, por ahora están defendiendo la autonomía del proyecto, lo que es incompatible con una IU por muy abierta que sea, porque un ecologismo real no tiene cabida con un PCE decimonónico, como ya se vivió en Catalunya con el enfrentamiento entre IU e Iniciativa, en la que IU resultó clara perdedora, y demostró su incapacidad para convivir con otras familias ideológicas más allá de la comunista. Cierto es que IAb se presenta como un antídoto contra esta forma de “ser” de IU, pero reitero, de una forma muy poco creíble, más por obligación que por devoción, cualquiera que analice los resultados de Espacio Plural (los partidos que lo integran vamos) podrá percatarse de ello.

Así veo a IAb como una enfermedad de la izquierda institucional, que siempre modula su discurso para seguir siendo institucional, no al revés, desde un discurso alternativo llegar a las instituciones. Como un síntoma de una Izquierda estatal perdida, sin horizonte y sin proyecto que busca, desesperadamente, lugares comunes tradicionales de la izquierda y de los progresistas (nunca supe quién eran los progresistas, pero suena muy bien) y de tan comunes que son, vacios de todo contenido y potencialidad transformadora, Y finalmente un “medicamento” contra el dogmatismo y sectarismo de IU, lo que no es poco, que se refleja en una buena intuición de los males y ahora sólo queda aplicar el tratamiento, y si compañeros de IAb, pasa por salir de IU que cual órgano gangrenado o se amputa o acabará con la izquierda estatal, porque la izquierda nacional ya dio ese paso y el tratamiento funciona, compañeros funciona.


El discursu del candidatu a la Presidencia d’Asturies, Francisco Álvarez Cascos

julio 15, 2011

Pocos discursos llevantaron tanta espectación como’l discursu de Cascos como candidatu a la Presidencia d’Asturies, cuidao que para bien o pa mal, tamos falando del cambéu políticu más importante nel nuesu país dende la llegada de la democracia. Pero la espectación foise convirtiendo en decepción a la mesma velocidá que’l candidatu a la Presidencia foi desendolcando’l so programa de gobiernu, qu’anque en llínea col so programa electoral escoró muncho más a postures conservadores, viose un perfil asturianista bien baxu o  nulu y con un nefastu programa en materia de medioambiente. Finalmente, echóse de menos un discursu xovellanista del que tanto presumió Cascos en campaña.

Tampoco tou puede ser crítica, yá que nun sería xustu, y ente los aspeutos positivos caben destacar un apueste pola trasparencia del sector públicu, más que necesaria ante l’actual situación de caciquismu institucional apadrinada pol PSOE ya IX, la eliminación de paraadministración pública yá que tamos falando d’entidaes que realizaben grandes gastos con un gran oscurantismo tantu nes sos funciones como na so xestión interna, un calter reivindicativu frente a los gobiernos centrales de vez que tantos asturianos echamos de menos estos últimos trenta años de democracia y finalmente, una sensación de cambéu nuna clase política acomodada nel status quo, que vio como esi status quo saltó pel aire y entá nun entiende’l motivu.

Pero sacando estes grandes traces, pocos más aspeutos positivos pueden llograse de mentáu discursu, plantegándose munches más solombres que lluces sobre les prioridaes del futuru gobiernu asturianu, y ente eses solombres gustaríame destacar les siguientes:

 1.  Un ataque a la sanidá y educación pública: una vegada más y de forma insistente, les opciones conservadores escuende so la llibertá d’elección de centru la esviadura de fondos públicos del sector públicu al priváu. Económicamente ye insostenible caltener los centros públicos y concertados n’educación, sacante nes grandes ciudaes, lo que supon amenorgar la inversión nel sector públicu frente a un sector priváu que pol so calter relixosu y de los sos docentes y auxiliares, esixe muncho menos gastu de personal, tresmitiendo la falsa sensación d’una meyor xestión, a lo que se xune a les innumberables irregularidaes en materia de selección d’alumnáu, recibiendo la educación pública un númberu enforma mayor d’alumnáu con necesidaes especiales, lo que lóxicamente fai más costosu l’actividá docente. En sanidá per otra parte, la llucha contra les llistes d’espera namá va llevar a esviar fondos a la sanidá concertada baxando los recursos de la pública, colo que se van aumentar nuevamente les llistes d’espera y asina sucesivamente hasta acabar cola sanidá pública.

2. Polítiques fiscales regresives: la eliminación del impuestu de sucesiones ye ensin dulda una de les mayores amueses del conservadorismu d’Álvarez Cascos, yá que tamos falando d’un impuestu que grava fundamentalmente a patrimonios medios y altos. Tenemos De tener en cuenta que si un descendiente herieda una casa que foi la vivienda habitual del fináu/a y un dineru, el casu más común, la principal fonte de tributación ye la vivienda, que ta exenta al 95%, colo que l’impuestu ye bien asumible. Per otra parte, ye un impuestu bien gravoso pa heriedos importantes, colo que la formulación del impuestu en Asturies yera bien progresiva y solidaria. Per otra parte refúgase la fiscalidá verde, entá en pañales nel nuesu país, cola eliminación del céntimu sanitariu lo que ye un erru doblemente grave, amenorga los ingresos públicos nuna situación de falta de financiamientu y un sector priváu en retrocesu y nun encara la necesidá de cambéu nel modelu de tresporte y enerxéticu, dáu’l baxu usu del coche compartíu y del usu de tresporte públicu, una de les víes pa fomentar esi cambéu yera gravar precisamente l’usu del vehículu particular. Tamién resulta estrañu col compromisu col coche eléctricu que diz defender, porque tal defensa seria lóxica que s’acompañara de midíes que gravasen el coche tradicional, lo que significa o un giño cosméticu de política verde o una incoherencia más nel so programa de gobiernu.

3. Asturianismu: nin ta nin se espera, a cencielles anecdóticu, a cencielles decorativu, a cencielles inesistente. Como munchos denunciamos y esperábamos, l’asturianismu de Cascos yera coyuntural y comenenciosu, y agora dende’l gobiernu, lo qu’evidentemente yá dexa una diferenciación perclara sobre’l restu d’opciones, el so asturianismu jovellanista vuelve al sitiu onde Cascos nunca quixo que saliera, los llibros d’hestoria, anque lo precisara temporalmente dende un puntu de vista del marketing políticu pa estremase del PP. Eso sí, tien bien aprendida la llección del PSOE ya IX, y va caltener les ayudes necesaries por que’l sector qu’escribe y vive del asturianu, sigan faciéndolo ensin necesidá que l’asturianu sía una llingua normalizada y esixa competir y tener calidá (nun digo que nun haya calidá, digo que nun ye necesaria pa vivir del asturianu), y dependa d’unes ayudes que siempres “van atenuar” los escesos asturianistes”, anque llamento informar que tales “escesos asturianistes” acaldía van ser mayores, anque nengún de los grupos parlamentarios actuales echaren de menos una defensa de la nuesa llingua y cultura nel discursu del candidatu.

4 . Infraestructures: en bona lóxica Cascos reivindica’l so antiguu programa como Ministru de Fomentu p’Asturies, pero ye un programa fracasáu porque apuesta per un camín qu’acaldía más economistes denuncien como absurdu, infraestructures que se faen y depués piénsense pa qué les queremos. Lóxicamente, ye necesariu acabar l’autovía del Cantábricu, yá que a estes altures nun hai marcha tras y los retrasos son intolerables, pero l’AVE y el metrotren de Xixón, amuesen un empecinamientu por unes polítiques desarrollistas que namá desenvuelven los beneficios de les grandes constructores y xeneren déficit nes arques públiques, porque nun xeneren el dinamismu económicu que insistentemente reivindicar pa estes inversiones (namá ver el casu de l’AVE en Castiella-La Mancha, que yá se ve como una ruina y una verdadera hipoteca).

5 . Medioambiente: yá lo mentamos nel céntimu sanitariu y l’ausencia de tributación verde, pero l’apueste pola caza y la pesca amuesa bien a les clares que nun conoz el sector y la so nula esmolición pola protección de la biodiversidá. De casualidá les crítiques del sector pesqueru a les polítiques restrictives, convertir nuna campañes escelentes de captures de trucha y salmón, más curties eso sí, y demostró que la permisividad cola pesca condergar a la so desapaición, dende un puntu de vista puramente economicista, yá que tendría d’apostate por una política conservacionistas pa evitar riegos na sostenibilidá de les especies de los ríos. La caza en Asturies, tendría de tar fuertemente acutada, ante los problemes pa caltener especies autóctones (llobu, osu, urogallo) y paez inasumible criticar por casu que los llobos ataquen esplotaciones ganaderes (munches d’elles probablemente acusaciones falses) y dexar la caza por otru, recursu que tendría de garantizar la subsistencia de los llobos. Finalmente resálvase la protección de los derechos de los animales, otra de les llagunes de Cascos respecto al pensamientu de Xovellanos, activista yá nel S XVIII contra les corríes de toros y el tratu cruel a los animales, que consideraba incompatible con un mínimu humanismu y totalmente estrañes pa tierres como les asturianes.

 Por tou ello, podemos dicir que’l discursu de Cascos nun ye nin más nin menos que’l discursu del PP, onde una vegada superada les elecciones tantu’l “nin somos d’esquierdes nin dereches” (esactamente igual qu’UPyD), como’l so asturianismu jovellanista, cayeron del ideariu del candidatu a la Presidencia de Asturies, decepcionante, bien decepcionante.


El discurso del candidato a la Presidencia de Asturies, Francisco Álvarez Cascos

julio 15, 2011

Pocos discursos han levantado tanta expectación como el discurso de Cascos como candidato a la Presidencia de Asturies, dado que para bien o para mal, estamos hablando del cambio político más importante en nuestro país desde la llegada de la democracia. Pero la expectación se fue convirtiendo en decepción a la misma velocidad que el candidato a la Presidencia fue desenvolviendo su programa de gobierno, que respetando su programa electoral escoró mucho más a posturas conservadoras, se vio un perfil asturianista muy bajo o  nulo y con un nefasto programa en materia de medioambiente. Finalmente, se echó de menos un discurso jovellanista del que tanto presumió Cascos en campaña.

Tampoco todo puede ser crítica, ya que no sería justo, y entre los aspectos positivos caben destacar una apuesta por la trasparencia del sector público, más que necesaria ante la actual situación de caciquismo institucional apadrinada por el PSOE e IU, la eliminación de paraadministración pública ya que estamos hablando de entidades que realizaban grandes gastos con un gran oscurantismo tanto en sus funciones como en su gestión interna, un carácter reivindicativo frente a los gobiernos centrales de turno que tantos asturianos echamos de menos estos últimos treinta años de democracia y finalmente, una sensación de cambio en una clase política acomodada en el status quo, que vio como ese status quo ha saltado por los aires y aún no entiende el motivo.

Pero sacando estos grandes rasgos, pocos más aspectos positivos se pueden obtener de mencionado discurso, planteándose muchas más sombras que luces sobre las prioridades del futuro gobierno asturiano, y entre esas sombras me gustaría destacar las siguientes:

 1. Un ataque a la sanidad y educación pública: una vez más y de forma insistente, las opciones conservadoras esconde bajo la libertad de elección de centro el desvío de fondos públicos del sector público al privado. Económicamente es insostenible mantener los centro públicos y concertados en educación, excepto en las grandes ciudades, lo que supone reducir la inversión en el sector público frente a un sector privado que por su carácter religioso y de sus docentes y auxiliares, exige mucho menos gasto de personal, trasmitiendo la falsa sensación de una mejor gestión, a lo que se une las innumerables irregularidades en materia de selección de alumnado, recibiendo la educación pública un número mucho mayor de alumnado con necesidades especiales, lo que lógicamente hace más costoso la actividad docente. En sanidad por otra parte, la lucha contra las listas de espera sólo llevará a desviar fondos a la sanidad concertada bajando los recursos de la pública, con lo que se aumentarán nuevamente las listas de espera y así sucesivamente hasta acabar con la sanidad pública.

2. Políticas fiscales regresivas: la eliminación del impuesto de sucesiones es sin duda una de las mayores muestras del conservadurismo de Álvarez Cascos, ya que estamos hablando de un impuesto que grava fundamentalmente a patrimonios medios y altos. Debemos tener en cuenta que si un descendiente hereda una casa que fue la vivienda habitual del fallecido/a y un dinero, el caso más común, la principal fuente de tributación es la vivienda, la cual está exenta al 95%, con lo que el impuesto es muy asumible. Por otra parte, es un impuesto muy gravoso para herencias importantes, con lo que la formulación del impuesto en Asturies era muy progresiva y solidaria. Por otra parte se rechaza la fiscalidad verde, aún en pañales en nuestro país, con la eliminación del céntimo sanitario lo que es un error doblemente grave, reduce los ingresos públicos en una situación de falta de financiación y un sector privado en retroceso y no afronta la necesidad de cambio en el modelo de transporte y energético, dado el bajo uso del coche compartido y del uso de transporte público, una de las vías para fomentar ese cambio era gravar precisamente el uso del vehículo particular. También resulta extraño con el compromiso con el coche eléctrico que dice defender, porque tal defensa seria lógica que se acompañara de medidas que gravasen el coche tradicional, lo que significa o un giño cosmético de política verde o una incoherencia más en su programa de gobierno.

3. Asturianismo: ni está ni se lo espera, simplemente anecdótico, simplemente decorativo, simplemente inexistente. Como muchos denunciamos y esperábamos, el asturianismo de Cascos era coyuntural y oportunista, y ahora desde el gobierno, lo que evidentemente ya permite una diferenciación clarísima sobre el resto de opciones, su asturianismo jovellanista vuelve al sitio donde Cascos nunca quiso que saliera, los libros de historia, aunque lo necesitara temporalmente desde un punto de vista del marketing político para diferenciarse del PP. Eso sí, tiene bien aprendida la lección del PSOE e IU, y mantendrá las ayudas necesarias para que el sector que escribe y vive del asturiano, continúen haciéndolo sin necesidad que el asturiano sea una lengua normalizada y exija competir tener calidad (no digo que no haya calidad, digo que no es necesaria para vivir del asturiano), y dependa de unas ayudas que siempre “atenuarán” los “excesos asturianistas”, aunque lamento informar que tales “excesos asturianistas” cada día serán mayores, aunque ninguno de los grupos parlamentarios actuales hayan echado de menos una defensa de nuestra lengua y cultura en el discurso del candidato.

4. Infraestructuras: en buena lógica Cascos reivindica su antiguo programa como Ministro de Fomento para Asturies, pero es un programa fracasado porque apuesta por un camino que cada día más economistas denuncian como absurdo, infraestructuras que se hacen y luego se piensan para qué las queremos. Lógicamente, es necesario acabar la autovía del Cantábrico, ya que a estas alturas no hay marcha atrás y los retrasos son intolerables, pero el AVE y el metrotren de Xixón, muestran un erre que erre por unas políticas desarrollistas que sólo desarrollan los beneficios de las grandes constructoras y generan déficit en las arcas públicas, porque no generan el dinamismo económico que insistentemente se reivindica para estas inversiones (sólo ver el caso del AVE en Castilla-La Mancha, que ya se ve como una ruina y una verdadera hipoteca).

5. Medioambiente: ya lo mencionamos en el céntimo sanitario y la ausencia de tributación verde, pero la apuesta por la caza y la pesca muestra bien a las claras que no conoce el sector y su nula preocupación por la protección de la biodiversidad. Casualmente las críticas del sector pesquero a las políticas restrictivas, se convirtieron en una campañas excelentes de capturas de trucha y salmón, más cortas eso sí, y demostró que la permisividad con la pesca la condenaba a su desaparición, desde un punto de vista meramente economicista, ya que debería apostarte por una política conservacionistas para evitar riegos en la sostenibilidad de las especies de los ríos. La caza en Asturies, debería estar fuertemente restringida, ante los problemas para mantener especies autóctonas (lobo, oso, urogallo) y parece inasumible criticar por ejemplo que los lobos atacan explotaciones ganaderas (muchas de ellas probablemente acusaciones falsas) y permitir la caza por otro, recurso que debería garantizar la subsistencia de los lobos. Finalmente se obvia la protección de los derechos de los animales, otra de las lagunas de Cascos respecto al pensamiento de Jovellanos, activista ya en el S XVIII contra las corridas de toros y el trato cruel a los animales, que consideraba incompatible con un mínimo humanismo y totalmente extrañas para tierras como las asturianas.

Por todo ello, podemos decir que el discurso de Cascos no es ni más ni menos que el discurso del PP, donde una vez superada las elecciones tanto el “ni somos de izquierdas ni derechas” (exactamente igual que UPyD), como su asturianismo jovellanista, han caído del ideario del candidato a la Presidencia de Asturies, decepcionante, muy decepcionante.


Xovellanos y xovellanistes

julio 5, 2011

Tamos celebrando’l bicentenariu de la muerte de Xovellanos y vivimos una recuperación de los personaxes, especialmente los venceyaos al mundu políticu, de los que dicen recoyer el legáu de Xovellanos, a los que podemos denominar xovellanistes. Esti eventu que supón el bicentenariu de la so muerte, que tendría de ser prestosu ensin dulda, namá en manos de los políticos asturianos puede convertise nun fechu llamentable y humillante, pa lo qu’el mesmu Xovellanos definía como’l so país, Asturies.

Asina, como primer elementu llamentable y humillante podemos destacar la escasa repercusión de tal bicentenariu, nun duldar que de ser catalán, vascu, gallegu o madrilanu, los actos d’homenaxe seríen de muncha mayor relevancia a nivel de Asturies, pero que tamién tendría una repercusión enforma mayor a nivel del Estáu, de la UE y mundial. Si, digo mundial, porque tamos falando d’ún de los referentes intelectuales más importantes a nivel mundial del sieglu XVIII, mentáu y estudiáu polos más importantes pensadores contemporaneos a Xovellanos, y con una repercusión nel pensamientu occidental indiscutible. Y amás de too eso, yera asturianu, creía qu’el so País yera Asturies y consideraba l’asturianu un patrimoniu que nun se podía perder, demostrando una vegada más como’l defensores de les cultures y llingües minorizadas caracterizamos pol nuesu paletismu, frente a esos cosmopolites que faen obres faraóniques con arquiteutos de sonadía que depués se reporten l’El País como grandes monumentos al mayor de los provincionalismos acomplexaos, como ye’l Palaciu de Calatrava d’Uviéu, gran legáu del PP a la so ciudá.

Pero volviendo a Xovellanos, que ye lo verdaderamente importante, esti bicentenariu ta convirtiéndose nuna de la mayores amuesa d’hipocresía como del nuesu dirixentes, onde per una parte amuesen arguyosos al personaxe y per otra parte despinten de forma sistemática’l so pensamientu, pola cenciella razón de que munches de les propuestes de Xovellanos son muncho más avanzaes que les del PP-FAC y PSOE-IU, amosando’l penosu y llamentable nivel intelectual de los nuesos gobernantes.

Asina Roberto Colunga, como candidatu a l’alcaldía de Xixón de Bloque-UNA na pasada campaña electoral, recordó lo patético de ver a la ex-Alcaldesa de la ciudá Paz Felgueroso escondese so la siella, mientres les autoridaes mallorquines destacaben na entrega del premiu d’Ensayu Xovellanos, que conceden conjuntamente Asturies y Mallorca, el compromisu de Xovellanos cola cultura y llingua catalanes na so estancia mallorquina, mientres el “cosmopolitismu socialista” tapecía que cola mesma pasión Xovellanos defendía la cultura y llingua del so País, Asturies.

Y pa rematar esti esperpentu del bicentenariu de la muerte de Xovellanos, atopo cartelos conmemorativos de tal fecha compartiendo mupi cola Feria Taurina de Begoña, “fiesta” que Xovellanos consideraba impropia del s XVIII, asina que creo que podemos considerar con mayor motivu refugable nel s XXI. Pero lo irónico, por non dicir llamentable nuevamente, ye que l’alcaldesa actual Carmen Moriyón pertenez al partíu de Alvarez Cascos, qu’en teoría diz beber del legáu xovellanista, a pesar que l’Alcaldesa ye una fervosa amante de la fiesta nacional”.

Nun quiero ser hipócrita, y reconozo la mio llimitada conocencia del pensamientu de Xovellanos y de la so obra, y  les esposiciones sobre él fixéronme ver lo mediocre d’una reconocencia a tan pernomáu pensador, y fixéronme cavilgar sobre les causes del mio desconocimientu de tal personaxe ya inclusive de la so familia, onde atopamos a la so hermana Josefa Xovellanos, poetisa n’asturianu, de la nun sabía de la so esistencia.

Pero tranquilizame saber cuanto máse conozo sobre’l so pensamientu, más reflexu veo d’eses idees na mio actividá política, y creo qu’eso sí enllenaría d’arguyu a Xovellanos, ver como’l so pensamientu caló nes xente de la so Asturies, anque nun s’alcordaren tantu de la so persona si’l preciu ye que s’escaezan de les sos idees, anque por desgracia sigue esistiendo xente que prefier a los “xovellanistes” qu’a los que día ente día lluchamos pol so programa pa Xixón y Asturies, anque nun sepamos que Xovellanos ye en bona midida padre de munches de les nueses ambiciones pal nuesu país, Asturies


Jovellanos y jovellanistas

julio 5, 2011

Estamos celebrando el bicentenario de la muerte de Jovellanos y vivimos una recuperación de los personajes, especialmente los vinculados al mundo político, de los que dicen recoger el legado de Jovellanos, a los que podemos denominar jovellanistas. Este evento que supone el bicentenario de su muerte, que debería ser grato sin duda, sólo en manos de los políticos asturianos se puede convertir en un hecho lamentable y humillante, para lo que el propio Jovellanos definía como su País, Asturies.

Así, como primer elemento lamentable y humillante podemos destacar la escasa repercusión de tal bicentenario, no duden que de ser catalán, vasco, gallego o madrileño, los actos de homenaje serían de mucha mayor relevancia a nivel de Asturies, pero que también tendría una repercusión mucho mayor a nivel del Estado, de la UE y mundial. Si, digo mundial, porque estamos hablando de uno de los referentes intelectuales más importantes a nivel mundial del siglo XVIII, mencionado y estudiado por los más importantes pensadores contemporáneos a Jovellanos, y con una repercusión en el pensamiento occidental indiscutible. Y además de todo eso, era asturiano, creía que su País era Asturies y consideraba el asturiano un patrimonio que no se podía perder, demostrando una vez más como los defensores de las culturas y lenguas minorizadas nos caracterizamos por nuestro paletismo, frente a esos cosmopolitas que hacen obras faraónicas con arquitectos de renombre que luego se reportan el El País como grandes monumentos al mayor de los provincionalismos acomplejados, como es el Palacio de Calatrava de Uviéu, gran legado del PP a su ciudad.

Pero volviendo a Jovellanos, que es lo verdaderamente importante, este bicentenario se está convirtiendo en una de la mayores muestra de hipocresía de nuestros dirigentes, donde por una parte muestran orgullosos al personaje y por otra parte ocultan de forma sistemática su pensamiento, por la sencilla razón que muchas de las propuestas de Jovellanos son mucho más avanzadas que las del PP-FAC y PSOE-IU, mostrando el penoso y lamentable nivel intelectual de nuestros gobernantes.

Así Roberto Colunga, como candidato a la alcaldía de Xixón de Bloque-UNA en la pasada campaña electoral, recordó lo patético de ver a la ex-Alcaldesa de la ciudad Paz Felgueroso esconderse bajo la silla, mientras las autoridades mallorquinas destacaba en la entrega del premio de Ensayo Jovellanos, que conceden conjuntamente Asturies y Mallorca, el compromiso de Jovellanos con la cultura y lengua catalanas en su estancia mallorquina, mientras el “cosmopolitismo socialista” ocultaba que con la misma pasión Jovellanos defendía la cultura y lengua de su País, Asturies.

Y para rematar este esperpento del bicentenario de la muerte de Jovellanos, me encuentro carteles conmemorativos de tal fecha compartiendo mupi con la Feria Taurina de Begoña, “fiesta” que Jovellanos consideraba impropia del s XVIII, así que creo que podemos considerar que con mayor motivo la rechazaría en el s XXI. Pero lo irónico, por no decir lamentable nuevamente, es que la alcaldesa actual Carmen Morillón pertenece al partido de Alvarez Cascos, que en teoría dice beber del legado jovellanista, a pesar que la Alcaldesa es una ferviente amante de la “fiesta nacional”.

No quiero ser hipócrita, y reconozco mi limitado conocimiento del pensamiento de Jovellanos y de su obra, y como las exposiciones sobre él me han hecho ver lo mediocre de un reconocimiento a tan ilustre pensador, y me han hecho reflexionar sobre las causas de mi desconocimiento de tal personaje e incluso de su familia, donde encontramos a su hermana, poetisa en asturiano, de la no sabía de su existencia.

Pero me tranquiliza saber que cada día que conozco más sobre su pensamiento, más reflejo veo de esas ideas en mi actividad política, y creo que eso sí llenaría de orgullo a Jovellanos, ver como su pensamiento ha calado en las gente de su Asturies, aunque no se acordaran tanto de su persona si el precio es que se olviden de sus ideas, aunque por desgracia continúa existiendo gente que prefieren a los jovellanistas que a los que día a día luchamos por su programa para Xixón y Asturies, aunque no sepamos que Jovellanos es en buena medida padre de muchas de nuestra ambiciones para nuestro país, Asturies.