Salamanca, Barcelona, Asturies y la memoria histórica

septiembre 27, 2011

Estos díes tamos viviendo una falsa polémica sobre’l treslláu de papeles de la Guerra Civil d’orixe asturianu del centru documental de Salamanca a Barcelona. El primer puntu ye confirmar dicha información, tal que fixo’l nuesu Conseyeru de cultura, Emilio Marcos Vallaure, solicitando al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca que señale que documentos asturianos, nel so casu, lleváronse a Barcelona.

Esta xestión, razonable, vuélvese pocu o nada esplicable cuando s’intenta faer pasar esi supuestu trespasu de documentación de Salamanca a Barcelona como un espoliu del patrimonio asturianu. Amás, hasta la fecha, nun oyí a nengún responsable catalán diciendo que nun se piensen devolver los documentos asturianos a Asturies, cosa qu’en Salamanca si oyimos por activa y por pasiva colos documentos catalanes, o de cualesquier otra procedencia.

Tampoco podemos escaecer, como me recordaba vía facebook un compañeru, qu’el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca ye la espresión máxima de la espoliación franquista a la izquierda, independientemente del so orixe, tema que foi almitíu con total naturalidá polos políticos asturianos, incluyíos los d’esquierdes, y nunca movilizó la mínima respuesta del asturianismu políticu.

Pero’l treslláu de Salamanca a Barcelona, que nada camuda la situación de la documentación asturiana, fai que tanto l’asturianismu como la esquierda siéntase expoliada, la entruga rescampla, qué ofiensa fixonos Barcelona pa nun almitir que s’hayan lleváu dalgunu de los documentos asturianu, y repito ensin conocer la so intención respecto a los mesmos y si una vegada comprobáu’l so orixe tienen dalgún reparu en devolvelos, cuando en Salamanca hai archivaos munchos más y sabiendo que nun nos los quieren devolver, baste como exemplu recordar la patética imaxe dada cola devolución del arquivu catalán.

Y personalmente ya que en Salamanca nun han dixitalizado los sos fondos, en casu de que si se dixitalicen en Barcelona, casi lo prefiero yá que irónicamente esa documentación averaríase a Asturies , anque sía virtualmente. Amás paez que Salamanca nun tienen intención dalguna de caltener y valorizar tal patrimoniu, cuidao que la so dixitalización torgaría repitir el mantra de frayar la unidá del arquivu, yá que sería posible la so consulta ensin necesidá de la so unidá física, pero garantizando la so unidá dende’l puntu de vista documental y hestóricu.

Anque me duel dicilo, paezme que parte del asturianismu cayó nun complexu d’inferioridá frente a Catalunya y una aceptación inconsciente del modelu centralista del Estáu, yá que si l’Estáu expolia el nuesu patrimoniu ye aceptable, pero en casu de ser una alministración distinta a la central, ye un ultraxe. Creo que si respecto al patrimoniu asturianu, Catalunya nun pinta nada, n’Estáu central pinta nada de nada, asina que sigo ensin ver la ofiensa que nos fixeron pa que salten toles alarmes tantu na Conseyería de Cultura como en ciertos ámbitos asturianistes.

Amás, entá a riesgo d’equivocar, considero muncho más probable que los documentos asturianos que se confirmen que se llevaron a Barcelona se devuelvan a Asturies, primero que los que tán en Salamanca. Pero temo que lo único que vamos llograr ye qu’esa documentación vuelva a Salamanca, para que Más Asturies signifique meyor España que tanto-y gusta a la derecha rexonalista de  FAC, col aplausu de la esquierda españolista y de parte del asturianismu, paez increíble ¿non?


L’impuestu de patrimoniu

septiembre 15, 2011

Tamos estos díes a vueltes col impuestu de patrimoniu y aguantando, una vegada más, les incoherencies d’un PSOE que pide la so restitución cuando foi quien lo esanició y un PP que nun quier recuperalo pero que lu caltuvo nos sos 8 años de gobiernu. Anque soi de la opinión de que la reforma fiscal tien de venir d’una xubida de tipos del IRPF (declaración de la renta), p’aumentar la tributación de les rentes del trabayu más altes y sobremanera aumentar la presión fiscal sobre les rentes del capital, hai qu’esclariar una serie d’idees que se tán repitiendo y son totalmente errónees, o más bien directamente falses. Centrarémonos nes mentires del PSOE y PP por separáu.

El PSOE anda nadando y guardando la ropa, diciendo que soi d’esquierdes pero ensin incordiar al FMI, UE y a los mercaos. Pa ello inventaron que la reposición del impuestu nun puede afectar a la clase media, colo cual hai que dexar un mínimu ensin tributar bien alto nesti impuestu (ta falándose de 1 a 3 millones d’euros de patrimoniu de mano pa tributar). Cualesquier que trabayara col impuestu de patrimoniu sabe que les rentes medies pagaben menos de 100,00 € con la antigua regulación, lo que nunca supunxo nengún problema pa la xente que lo abonaba. Pero lo más risible ye que si’l PSOE alzara la tributación de les rentes del capital un puntu nel IRPF, que siguiríen tributando muncho menos que les rentes del trabayu, yá recaldaría más que cola reposición del impuestu de patrimoniu que quieren realizar, entós ún entrúgase ¿para qué lo reponen?, evidentemente p’apuntase un tanto dende la esquierda, anque como vemos tascando un pocu la midida, pocu d’esquierda tien.

El PP diz qu’esti impuestu ye inxustu porque grava dos vegaes lo mesmo y con ello penaliza l’aforru. El calter d’inxustu ye falsa, porque la mayoría de les grandes rentes provienen de rentes del capital, que como yá señalamos tributen muncho menos que les del trabayu, polo cual tamos faciendo que la xente que más se beneficia d’esa tributación, compense bien parcialmente a la Facienda Pública por esi tratu favorecedor. Y per otra parte munchos patrimonios que se gravarán respuenden a herenciess o riqueces sobreveníes (lloteríes, recalificaciones, ventes de bienes inmuebles en plenu boom inmobiliariu, etc.) que pocu o nada tienen que ver col aforru. Amás anque provinieren realmente del aforru de rentes del trabayu, les circunstancies actuales onde munchos recursos públicos tán invirtiéndose en garantizar la viabilidá d’entidaes financieres, qu’en casu de quebrar supondría un duru golpe pa los patrimonios que soportaríen esti impuestu, supondría tar falando de devolver una mínima parte de lo que se tán beneficiando de los recursos públicos invertíos nel sector financieru.

Realmente impuestu de patrimoniu nunca apurrió una progresividad escesiva al nuesu marcu impositivu por lo llimitao de la so capacidá recaldatoria, y la reforma fiscal pindia tien d’empobinase, señalo una vegada más, a aumentar la presión fiscal sobre l’IRPF, presión fiscal que s’amenorgó progresivamente los últimos años a base de favorecer a la xente con más ingresos (amenorgando’l tipu máximu y los tramos de tributación) así como a les rentes del capital que namá tributen al 19%. Del fraude fiscal yá vamos falar otru día.


El impuesto de patrimonio

septiembre 15, 2011

Estamos estos días a vueltas con el impuesto de patrimonio y aguantando, una vez más, las incoherencias de un PSOE que pide su restitución cuando fue quien lo eliminó y un PP que no quiere recuperarlo pero que lo mantuvo en sus 8 años de gobierno. Aunque soy de la opinión de que la reforma fiscal debe venir de una subida de tipos del IRPF (declaración de la renta), para aumentar la tributación de las rentas del trabajo más altas y sobre todo aumentar la presión fiscal sobre las rentas del capital, hay que aclarar una serie de ideas que se están repitiendo y son totalmente erróneas, o más bien directamente falsas. Nos centraremos en las mentiras del PSOE y PP por separado.

El PSOE anda nadando y guardando la ropa, diciendo que soy de izquierdas pero sin molestar al FMI, UE y a los mercados. Para ello se han inventado que la reposición del impuesto no puede afectar a la clase media, con lo cual hay que dejar un mínimo sin tributar muy alto en este impuesto (se está hablando de 1 a 3 millones de euros de patrimonio para empezar a tributar). Cualquiera que haya trabajado con el impuesto de patrimonio sabe que las rentas medias pagaban menos de 100,00 € con el antigua regulación, lo que nunca supuso ningún problema para la gente que lo abonaba. Pero lo más ridículo es que si el PSOE elevara la tributación de las rentas del capital un punto en el IRPF, que seguirían tributando mucho menos que las rentas del trabajo, ya recaudaría más que con la reposición del impuesto de patrimonio que quieren realizar, entonces uno se pregunta ¿para qué lo reponen?, evidentemente para apuntarse un tanto desde la izquierda, aunque como vemos rascando un poco la medida, poco de izquierda tiene.

El PP dice que este impuesto es injusto porque grava dos veces lo mismo y con ello penaliza el ahorro. El carácter de injusto es falsa, porque la mayoría de las grandes rentas provienen de rentas del capital, que como ya señalamos tributan mucho menos que las del trabajo, por lo cual estamos haciendo que la gente que más se beneficia de esa tributación, compense muy parcialmente a la Hacienda Pública por ese trato favorecedor. Y por otra parte muchos patrimonios que se gravarán responden a herencias o riquezas sobrevenidas (loterías, recalificaciones, venta de bienes inmuebles en pleno boom inmobiliario, etc.) que poco o nada tienen que ver con el ahorro. Además aunque provinieran realmente del ahorro de rentas del trabajo, las circunstancias actuales donde muchos recursos públicos se están invirtiendo en garantizar la viabilidad de entidades financieras, que en caso de quebrar supondría un duro golpe para los patrimonios que soportarían este impuesto, supondría estar hablando de devolver una mínima parte de lo que se están beneficiando de los recursos públicos invertidos en el sector financiero.

Realmente le impuesto de patrimonio nunca aportó una progresividad excesiva a nuestro marco impositivo por lo limitado de su capacidad recaudatoria, y la reforma fiscal pendiente debe orientarse, señalo una vez más, a aumentar la presión fiscal sobre el IRPF, presión fiscal que se ha reducido progresivamente los últimos años a base de favorecer a la gente con más ingresos (reduciendo el tipo máximo y los tramos de tributación) así como a las rentas del capital que sólo tributan al 19%. Del fraude fiscal ya hablaremos otro día.