RTPA: nel pecáu tenemos la penitencia

El zarru de “facto” de la RTPA que supon la eliminación d’once millones d’euros del presupuestu de la entidá per parte del gobiernu de FAC, abrió un alderique bien interesante sobre la necesidá o non d’un mediu de comunicación públicu asturianu. El gran problema ye que la mesma xénesis de la RTPA invalidala pa ello, pero sicasí l’amenaza del so zarru pon n’evidencia más que nunca la necesidá d’un mediu de comunicación públicu n’Asturies.

Nun tenemos d’escaecer que la mesma creación de la RTPA supunxo una verdadera cacicada al respective de les llicencies d’emisión, onde’l gobiernu de Tini Areces esanició Teleasturias pa evitar competencia a la nueva cadena. Por cierto tal zarru supunxo despidos y un grave perxuiciu económicu, cosa que nel so día el PSOE obvió totalmente y agora señala contra’l zarru de la so televisión.

La RTPA ta controlada pol parlamentu autonómicu, lo que fai que les mayoríes de vez controlen la entidá, lo que dexó al binomiu PSOE ya IU utilizar la nuesa televisión al so antoxu, y de la mesma fai que FAC, en clara minoría parlamentaria, nun pueda exercer un control efectivu sobre la mesma, lo que-y incentiva’l so posicionamientu en contra d’una radio y televisión pública asturiana.

Esti evidente control políticu de la RTPA, tuvo’l mayor de los sos esperpentos cuando s’obligó en plenu informativu a lleer un comunicáu en contra de la fuelga que convocaren el trabayadores. Fuelga derivada poles miserables condiciones de trabayu que sufren, especialmente los que trabayen pa les subcontrates, sistema que se xeneraliza cada día más como denunciaron los sos trabayadores en numberoses ocasiones.

Esta subcontratación ta beneficiando principalmente a El Comercio, La Nueva España y La Voz de Asturias, que controlen les principales productores contrataes por RTPA, lo que supon nin más nin menos que Tini Areces col dineru de toos, llograra controlar tolos medios de comunicación asturianos nel so propiu beneficiu.

Finalmente ta la falta de control de la xestión económica de la entidá, onde la cantidá de dineru invertida ye astronómica y l’emisión de ciertos eventos, que pueden trate n’otres cadenes, como la Fórmula 1 o’l fútbol profesional, nun dexen dulda de la falta de criterios pa ufiertar un serviciu públicu, si non que movemos nel pan y circu que yá conocíamos dende los romanos.

Asina que paez claro, pa qué ñarices queremos esti ñeru del demoniu, caru, corruptu, ensin vocación de serviciu públicu y esplotadora de los sos trabayadores. Pos bien senciellu, porque’l PSOE ya IX borraron cualesquier adico d’una industria audiovisual asturiana privada cola creación de la RTPA, y agora ye l’únicu preséu válidu pa nun abandonar a la so suerte un sector que xenera bien de riqueza y puestos de trabayu n’otres zones del mundu, y Asturies nun puede arrenunciar a esti sector. Namá como datu orientativu, el INE señala que nel sector de les TIC’s n’España pasar de 119.700 trabayadores en 2000 a 207.400 trabayadores a entamos del 2010, datu que nun se puede resalvar.

Polo tanto nun tamos nun alderique sobre cuánto dineru invertir (que nun ye gastar), si non de qué modelu de RTPA queremos. Ye dicir si gastamos 11 millones d’euros menos pero siguimos con esti modelu, va siguir siendo un verdaderu espilfarru, anque namá gastemos 10 €, sicasí si definimos la utilidá pública pal ente y unos oxetivos de fomentu y xeneración d’empléu nel sector audiovisual asturianu, que non d’esplotación descarada como pasa agora, pa fomentar un estene del nuesu sector audiovisual que corto de raíz PSOE ya IU insisto, esos 11 millones pueden tar perfectamente invertíos pol gobiernu.

Polo tanto tenemos d’esixir al gobiernu un cambéu radical nel so planteamientu, nun tamos falando de RTPA contra sanidá pública como cínicamente presenta FAC esti alderique, porque cualquier inversión, incluyida la educación, va ser menos prioritaria que la sanidá.

Tenemos que plantegar dos cuestiones (1) qué modelu de televisión pública queremos y cuálos tienen de ser les sos funciones dende un puntu de vista de serviciu públicu y (2) cuánto dineru tenemos d’invertir tantu pa garantizar esa función como pa fomentar el nuesu sector audiovisual totalmente capáu poles polítiques realizaes hasta güei.

En cuanto al modelu de televisión pública, tenemos de defender qu’un país tien de tener medios pa ufiertar la so propia visión, y nun asumir acríticamente les visiones y allugamientos xeneraos fora d’Asturies, ensin escaecer la necesidá d’una RTPA como elementu normalizador de la nuesa llingua, normalización del so usu tal que prometió’l Presidente d’Asturies.

Nun ye lícitu por tantu nin que’l PSOE ya IU pidan caltener un modelu de RTPA totalmente nefastu, ensin sentíu, percaru y empobináu a cubrir les sos necesidaes propagandístiques, yá que como indicamos enantes la minoría parlamentaria de FAC tórga-y controlar l’ente públicu, nin que FAC utilice la coartada del modelu creáu polos sos antecesores pa dar el golpe de gracia a la posibilidá d’una televisión pública asturiana y collo al nuesu sector audiovisual, ensin plantegar la posibilidá d’un cambéu na xestión de la RTPA, porque gobernar nun ye retayar como cree FAC, si nun faer les coses d’otra manera afeches a les necesidaes d’Asturies y non de los sos gobernantes.

Recuperando un vieyu lema, otra RTPA ye posible, más allá del caciquismu de PSOE ya IU y de la eliminación de too lo público de FAC, porque la forma de crear la RTPA mató a un débil sector qu’agora precisa, ensin escuses, sofitase nuna RTPA empobinada al desenvolvimientu del mesmu, porque nel pecáu tenemos la penitencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: