La Constitución según Gregorio Peces-Barba (ast)

Les polémiques palabres de Gregorio Peces-Barba (ver noticia en La Vanguardia), nun reflexa otra cosa que romper, otra vegada más, el mitu de la Constitución y la Transición como modelu d’integración democrática de toles vertientes ideolóxiques que puedan dase nel estáu español, sinón como l’afitamientu d’una determinada visión de mencionado estáu ,que dexa fora de la mesma a los ciudadanos que lo integramos y niéganos la posibilidá de camudar les coses.

Fai tiempu que nun faigo casu a les declaraciones de Peces-Barba, que personalmente creo que namá busca relevancia garrándose a un “pasáu” gloriosu como padre de la Constitución y polemizando pa ocultar una mediocridá intelectual que lu habilita tantu pa aldericar en cualquier programa rosa de Tele 5 o tertulia política de Intereconomia. Lo grave nun ye l’aveyuscamientu d’esti tipu de personaxes, sinón los palmeros que, escondiéndose detrás d’estos cadabres intelectuales, sofiten o xustifiquen unes palabres que nunca s’atreveríen a dicir, poles connotaciones tan risibles que d’elles desprendensen.

Quitando toes les chancies del “honorable” padre constitucional, que de xuru tán fuera de sitiu y feches nun contestu más que desafortunáu, el problema anicia que les sos palabres espliquen con qu’idea se redactó la Constitución, asegurar la unidá d’España, y si ello nun pasara, supondría un fracasu de la Carta Magna (lleer  noticia referenciada al entamu). Y unu, qu’ensin ser padre d’absolutamente nada, creía que la Constitución yera’l garante de Derechos y Llibertaes (con mayúscules) y que ente otres coses, eses garantíes recoyíen la capacidá de camudar cualquier cosa democráticamente per parte de la ciudadanía como espresión práctica del pluralismu políticu, por cierto unu de los valores fundamentales de la nuesa Constitución según recuéyese na mesma.

Asina, nun va haber que volver a bombardear Barcelona pa torgar la independencia catalana, que más allá del bon gustu o non de la espresión plantea una cuestión, qué problema hai cola independencia de Catalunya o de quién sía, ye una opción política tan lexítima como afitar definitivamente y faer inmovibles les autonomíes esistentes, idea que al señor Peces-Barba paez presta-y muncho más, qu’esixiría una reforma constitucional de caláu (El Comercio).

Cuando un padre de La Constitución, considera que la so obra ta fundamentada nuna determinada visión del estáu, a cencielles ta reconociendo qu’esa Constitución nun ye lexítima, porque nun ta empobinada a garantizar los derechos y opciones polítiques de tolos ciudadanos, si non solamente a los que comparten la idea fundamental na que se basó, la unidá d’España, idea nin más nin menos lexítima que la de los que deseyen la independencia, que como Peeces-Barba empeñase en recordar una y otra vez, nun se-yos considera ciudadanos, sinón súbditos … VIVA ESPAÑA, VIVA EL REI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: