De la vanguardia al ‘Zara de la cultura’

Torna’l asturianu de la tribuna publicada n’El Comercio, el 3 de payares de 2011.

Estos díes tamos asistiendo a un artificial alderique cultural sobre si Asturies tien qu’apostar pola cultura vanguardista o pola cultura de la madreña. Ye un alderique que namás sirve pa xustificar proyectos culturales más esmolecíos polos rendimientos electorales de caúna de les postures que por pescudar cuálos son les nueses verdaderes necesidaes en política cultural. Creo que la esperiencia d’estos últimos años en Xixón puede ayudar a esclariar dichu alderique.

Xixón cunta con un teatru Xovellanos, onde, con mayor o menor aciertu, la ciudadanía podía esfrutar de distintos espectáculos que tomaben un ampliu espectru. Ensin dulda, podría esistir un espaciu pa la escena alternativa, sobremanera si nel so momentu fixéramos otros espacios de la ciudá pa ello, como pudo ser el casu del teatru Arango. Pero nun foi asina, sinón que s’apostó por crear un centru específicu d’arte contemporaneo autonómicu y, por tanto, dependiente del Principáu, al que se dedicó una gran parte de los recursos disponibles, nuna amuesa de política ensin un oxetivu claru y que nun cumplió les espectatives xeneraes poles sos impulsores.

Asina, el primer güelpe foi qu’Eric Berger, persona de gran prestíxu que podría apurrir enforma a esti proyectu, dimitió como comisariu xefe de La Llaboral, lo que nun foi más que la constatación de qu’esti centru cultural convirtiérase nun espaciu inerte y alloñáu de les necesidaes creatives de los artistes asturianos y con escasa capacidá pa convertise en focu d’atracción de la vanguardia d’otres partes del mundu, al constituyir un apueste de política cultural equivocada y a una sola carta.

La pésima xestión cultural convertióse en fiascu económicu, lo que forzó un xiru radical na xestión de Recrea, qu’apostó entós por una programación presentada por José Luis Moreno. Esto convirtió a La Llaboral nel ‘Zara de la cultura’, cuidao que la Pantoja o ‘Los Lunnis’ sustituyíen a la vanguardia, mientres, de la mesma, entraba en competencia directa col mesmu teatru Xovellanos. Ente otros munchos resultaos, Xixón convertóse na risión de toa Europa tocantes a xestión cultural. Les empreses asturianes que collaboraron con José Luis Moreno acabaron denunciando l’impagu de más de 50.000 euros.

Tou esto pasaba nun marcu que nun podemos escaecer: el del despreciu de los socialistes asturianos pa cola nuesa cultura y a les iniciatives de los creadores asturianos de cualquier tipu, incluyíos los que se mueven nel campu más alternativu. Como exemplu paradigmáticu, al responsable del deterioru y falta de custodia de más de 20.000 restos arqueolóxicos de la Campa de Torres premióse-y col nomamientu como director del Muséu Etnográficu de Grandas de Salime, que darréu los tribunales declararon nulu.

Otru exemplu más de mala xestión del Gobiernu socialista, a pocos díes de les elecciones, foi la so intención de dexar tou preparáu pa la venta de la casona de Nicanor Piñole, lo que traxo la oposición de los vecinos de Cabueñes. Oposición que compartimos dende Bloque-UNA, yá que suponía la perda d’un patrimoniu importante pa la ciudá, cuando’l so únicu problema yera l’abandonu que sufriera por parte del Conceyu. Afortunadamente, esti espoliu foi paralizáu pol actual conceyal de Cultura.

A última hora, el Principáu, qu’invirtió tanto dineru en Xixón pa traer tou tipu d’espectáculos (con polítiques inclusive contradictories), fixo oyíos sordos a les demandes de los mesmos creadores y artistes asturianos, que tamién en Xixón reclamaron la creación del Institutu del Teatru Asturianu y critiquen dende va años a l’Alministración pola falta d’un sofitu mínimamente dignu o homologable al que tienen n’otres comunidaes.

Nun tamos falando de despreciar nenguna manifestación artística, sinón de la obligación que tien l’Alministración de potenciar el nuesu patrimoniu material ya inmaterial y de favorecer el desenvolvimientu de los nuesos artistes y ceadores, dotándolos de los espacios y medios que creen les condiciones necesaries pa consolidar una industria cultural autónoma, diversificada y plural nes sos manifestaciones que pueda tantu arriquecer a la sociedá asturiana, como esportase fuera de les nueses fronteres.

Falamos, por tanto, de proporcionalidá de los planteamientos y non de necesidá d’escoyer ente’l maniquéu discutiniu de «lo de fuera» o «lo de casa» o ente «vanguardia» o «madreña». L’apueste pol nuesu desenvolvimientu nun ta reñida con poner al algame de los asturianos la conocencia y l’esposición de la cultura que se realiza fuera del país, lo que, de xuru, puede arriquecenos. Bien al contrariu, tien que ver con una xestión racional de los recursos y con marcar unes prioridaes que tienen de guiar una planificación cultural pa Asturies. Daqué que resulta obviu en casi tolos llugares del mundu civilizáu y qu’equí entá paez que requier esplicación.

Nesti país, onde lo propio vese como ayenu, tuvimos condergaos a una política cultural suicida, siendo espectadores pasivos, avergoñaos de lo nueso y de les nueses posibilidaes, y onde se torgó a la nuesa incipiente industria cultural desenvolvese y interaccionar coles nueves tendencies. Ye hora de quitase los complexos y la filosofía de los gobiernos socialistes: «meyor lo de fuera, siempre lo de fuera», y pasar, a la fin, a una etapa na que reforcemos y valoremos lo nueso, ensin arrenunciar por ello a conocer y arriquecemos colo que pasa fuera de les nueses fronteres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: