Soi un antisocial

Torna’l asturianu de la tribuna publicada n’El Comercio, el 14 de febreru de 2012

L’alcaldesa de Xixón volvió sorprendenos cola propuesta d’una ordenanza pa protexer la convivencia y evitar los comportamientos antisociales. Lo grave ye que, una y bones lleíu’l borrador propuestu, tengo qu’almitilo, considerome un antisocial. La escusa oficial pa proponer tal ordenanza ye qu’hai qu’acabar col botellón’, pero esi noble fin ocupa una páxina de les más de venti que componen el testu. Vamos, que, aprovechando que la xente bebe na cai, quier prohibise cualquier usu de la vía pública que pueda molestar a la nuesa señora alcaldesa y el so equipu de gobiernu. Asina, poner publicidá nel parabrisas d’un coche puede ser multao ente 100 y 750 euros. Ta claro qu’el ‘tarrecible delitu’ d’asitiar un folletu sobre’l cristal d’un automóvil merez un castigu exemplar. ¿Va Ser porque la ciudadanía llevaba años pidiendo que s’acabe con esa plaga de los folletos que ta robando’l futuru de la nuesa mocedá y pon en claru peligru l’orde constitucional? Perdonen la ironía, pero ye que nun hai otra manera de tomase ciertes coses, anque dexa bien a les clares por quién tamos gobernaos. Lo paradóxico ye que FAC asitió en delles ocasiones -pa poner verdes a los sos socios de gobiernu del PP o como publicidá electoral- folletos nos parabrises de los coches, polo que tamién los sos integrantes tendríen de considerase unos antisociales.

Según dicha ordenanza, queda prohibida toa espresión de descontentu políticu y social. Facer pintaes, poner cartelos o asitiar pancartes tamién va tener una sanción d’ente 100 y 750 euros. Ta claro qu’una pintada o la pegada d’un cartelu ye cafiante cuando nos afecta, pero tal prohibición imposibilita protestar contra cualquier abusu que suframos si nun tenemos dineru pa pagar valles privaes o campañes publicitaries. A éstes, los que nun tenemos esi dineru solemos ser los que sufrimos les inxusticies. ¿Imaxínense que cuando coleaba l’asuntu del metrotrén (iniciativa de Cascos, cabo recordar) sancionárase a les persones que se quexaron poniendo sábanes nes sos cases contra esa obra? Pues si Cascos con Foro fixera lo mesmo que fixo col PP, solucionaríalo poniéndonos multes a manplén. Estes son les coses que pasen cuando’l señor Cascos ponse democráticu. L’asuntu nun ye menor. Tratar d’amenorgar l’espaciu públicu a un usu puramente priváu y el que nun tenga recursos pa ello y atrévase a querer opinar ensin tener dineru, que sía sancionáu pa que se quede ensin lo poco que tenga. La regulación de conductes que puedan estropiar a terceros con pintaes y cartelos siempres tien que facese por denuncia del afectáu, por cuenta que, en manes de l’autoridá pública correspondiente, esa midida convertiese en represión pura y dura contra cualquier persona qu’use l’espaciu públicu pa oponese a les midíes del gobiernu de turnu.

Muncho más grave ye’l tratu al que quier sometese a méndigos y xente que vive na cai. La ordenanza prohibe dende la «mendicidad agresiva» -que ye cualquier tipu de mendicidá, según la nueva normativa- a dormir na cai y, igualmente, quier sancionase económicamente estes conductes. Esto tráime a la memoria una quexa de la Síndica de Barcelona (Defensora del Ciudadanu) por tramitase más de 100 multes contra un méndigu que dormía na cai y que, evidentemente, nun diba poder pagar. Unu imaxina a la Policía Local preguntando a una persona que duerme na vía pública si quier que’l pagu de la multa se-y domicilie na so caxa o bancu. Caime la cara de vergüenza que los nuesos representantes políticos gasten el so tiempu y el nuesu dineru en babayada tala y n’humildar a estes persones que lo que precisen ye ayuda.

A la nuesa alcaldesa -conceyala d’Igualdá pa más inri- tamién-y fastidia la prostitución, pero non que les muyeres exerzan ensin nengún tipu de derechu, en situaciones llamentables, sufriendo abusos, ensin nenguna protección pública o na más clara de les allegalidaes pa nun reconocer la so esistencia como trabayadores. Non, lo que fastidia ye que lo faigan na cai. N’otres palabres, que se vea. Cualquier persona cola más mínima sensibilidá social sabe que, na inmensa mayoría de los casos, estes muyeres nun tán na cai porque quieran. Dirase que tamién se busca sancionar a los clientes, pero la consecuencia va ser que les muyeres van exercer la prostitución en sitios más alloñaos, más inseguros (si cabe) y, en definitva, en peores condiciones. Eso sí, llograríase l’oxetivu de faceles invisibles y que naide s’esmoleza d’elles.

FAC tien claro’l fin que busca: que les persones con necesidaes sociales nun molesten y, si daquién quier protestar, que se-y sancione. Esta ordenanza, que ye claramente inconstitucional, porque llinda derechos fundamentales sobre los que’l Conceyu de Xixón nun tien potestá dalguna, ye una amuesa del calter más antidemocráticu del conservadorismu social y moral del gobiernu municipal, que quier imponer, vía sanción, la so visión de lo que ye cívicu o incívico.

Llamento dici-y a la nuesa alcaldesa y al so equipu de gobiernu que soi un incívicu y que voi siguir poniendo folletos nos parabrises de los coches, colgando pancartes y pegando cartelos en baxos abandonaos que nun pongan ‘Prohibío pegar cartelos’. Y utilizarelo pa denunciar que se multe a persones n’esclusión social por probeza, exercer la prostitución o cualesquier otru motivu. Ye lo que tenemos los incívicos, que nos esmolecemos polos que lo tán pasando mal.
Definitivamente, soi un antisocial y seguro qu’hai dalgún antisocial más como yo que tampoco ve la nueva ordenanza con bonos güeyos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: