Estatut de Catalunya. Otra oportunidá perdida

septiembre 18, 2012

La sentencia sobro l’Estatut ye’l puntu final del Estáu de les Autonomíes y del mitu de la Transición

La sentencia sobró l’Estatut de Catalunya supón, ensin llugar a duldes, el fin de la creencia de que l’Estáu de les Autonomíes tenía la potencialidá de satisfacer les demandes democrátiques d’autogobiernu de les estremaes zones del Estáu. La Constitución Española conviértese una vegada más na coartada pa imponer una visión uniformadora de lo que tien de ser España y torga la integración nesi conceutu de cualquier opción que nun acate dicha visión.

Ye llamentable ver cómo’l PP y la mayoría del PSOE (evidentemente non del PSC) allégrense de frenar les mires del pueblu catalán d’atopar un marcu que, coles sos imperfecciones, llograba integrar a Catalunya dientro d’una idea d’Estáu plurinacional. Pero lo que’l PP y PSOE nun asumen ye la gravedá de qu’una Constitución, cola so función que ye garantizar los derechos y llibertaes democrátiques, conviértase nun corsé pa desenvolver una determinada opción política y nun dexe a un colectivu definise como nación.

Ye preciso que la clas política española entienda, dafechamente, que nun se pueden determinar identidaes con testos sagraos ya inmutables, sinón al traviés de procesos democráticos dinámicos y variables, y polo tanto si la norma nun diz cola voluntá democrática d’un pueblu, ye la norma la que tien que se camudar, non la voluntá democrática espresada, que ye lo que se pretende qu’asuma Catalunya y que, evidentemente, nun va asumir porque ye a cencielles demencial.

Irónicamente, la postura del PP y PSOE ye asemeyada, por nun dicir la mesma, que la de los franquistes na Transición, qu’afirmaben que les Lleis Fundamentales del Movimientu nun podíen ser modificaes por norma nenguna creada n’aplicación de tales Lleis Fundamentales. Por suerte, una parte de la clas política entendió que si la voluntá del pueblu nun entraba nesi marcu, nun podía frenase el deséu de cambéu, sinón camudar les riegles del xuegu y esi procesu reflexóse na Transición democrática española.

Y nesti marcu, controláu y tuteláu pol Vieyu Réxime, naz la Constitución española, que nun sufrió cambéu sustancial nengún dempués de 30 años y eso que tamos falando d’un periodu onde se produxeren una gran cantidá de cambeos políticos, económicos y sociales. Y tampoco nun podemos escaecer que la nacencia de la mesma produzse dempués de 40 años de dictadura, lo que forzó un grau de consensu que nun puede dase nun contestu de pluralismu políticu democráticu. Asina, les esixencies pa reformar la Constitución nun son vidables na nuestra sociedá actual, lo que la convierte nun arma pa imponer una concreta visión del Estáu.

Asina la Constitución, al traviés d’un grau altu d’indetermín y ambigüedá dexó, gracies al deséu de fuerces nacionalistes conservadores vasques y catalanes, utilizar esti marcu pa desenvolver proyectos políticos democráticos con distintes visiones de la conceptualización del Estáu, a pesar de les llimitaciones que la nueva estructura xurídica suponía pa les aspiraciones d’autogobiernu n’Euskadi y Catalunya, como quedó reflexáu en que menos de la metá de los vascos y vasques foren a votar la Constitución. Pero esi deséu, razonable y sensatu ensin dulda, foi manipoliándose al traviés del Tribunal Constitucional, que con un aumentu constante de la so politización, convirtióse nun nuevu campu d’enfrentamientu ente’l PP y PSOE p’afacer la Constitución al so programa y visiones, torgando que naide más pudiera vese reflexáu na carta magna, y hai que reconocer que lo llograron ensin dulda. Y claro, lo cimero foi la sentencia del Estatut, onde’l Tribunal Constitucional sentenció nuna clara situación de alegalidad ya interinidá la norma básica de Catalunya, pola llucha partidista ente PSOE y PP que torgó’l so normal funcionamientu, coles mires de llograr la sentencia sobre’l Estatut que más s’afixera al so programa. Nesta situación ¿cómo quieren que Catalunya acate dicha sentencia? si PP y PSOE nun asumen les sos obligaciones constitucionales pa col mesmu Tribunal Constitucional ¿cómo pueden esixir al respective de la norma qu’ellos frayen flagrantemente y pa beneficiu propiu?

Cola sentencia del Estatut non solo se finiquita l’Estáu de les Autonomíes, sinón que se liquida d’un refundiu el mitu de la Transición como procesu integrador de toles opciones polítiques democrátiques, porque yá nun queda dulda que la Constitución ye un xuguete que PSOE y PP se párten y s’engarren por xugar con él como dos hermanos envidiosos, pero que de nenguna manera va compartir con naide que nun seya de la familia, la familia d’una España grande y llibre.

Anuncios

Estatut de Catalunya. Otra oportunidad perdida

septiembre 18, 2012

La sentencia sobre el Estatut es el punto final del Estado de las Autonomías y del mito de la Transición.

La sentencia sobre el Estatut de Catalunya supone, sin lugar a dudas, el fin de la creencia de que el Estado de las Autonomías tenía la potencialidad de satisfacer las demandas democráticas de autogobierno de las diferentes zonas del Estado. La Constitución Española, se convierte una vez más en la coartada para imponer una visión uniformadora de lo que debe ser España, e impide la integración en ese concepto de cualquier opción que no acate dicha visión.

Es lamentable ver como el PP y la mayoría del PSOE (evidentemente no del PSC), se alegran de frenar las expectativas del pueblo catalán de encontrar un marco que, con sus imperfecciones, lograba integrar a Catalunya dentro de una idea de Estado plurinacional. Pero lo que el PP y PSOE no asumen es la gravedad de que una Constitución, cuya función es garantizar los derechos y libertades democráticas, se convierta en un corsé para desarrollar una determinada opción política y no permita a un colectivo definirse como nación.

Es necesario que la clase política española entienda, de una vez por todas, que no se pueden determinar identidades con textos sagrados e inmutables, sino a través de procesos democráticos dinámicos y variables, y por lo tanto si la norma no se ajusta a la voluntad democrática de un pueblo, es la norma la que debe cambiarse, no la voluntad democrática expresada, que es lo que se pretende que asuma Catalunya y que evidentemente no asumirá porque es simplemente demencial.

Irónicamente, la postura del PP y PSOE es similar, por no decir la misma, que la de los franquistas durante la Transición, que afirmaban que las Leyes Fundamentales del Movimiento no podían ser modificadas por norma alguna creada en aplicación de tales Leyes Fundamentales. Por suerte, una parte de la clase política entendió que si la voluntad del pueblo no entraba en ese marco, no se podía frenar el deseo de cambio, sino cambiar las reglas del juego y ese proceso se reflejó en la Transición democrática española.

Y en este marco, controlado y tutelado por el Viejo Régimen, nace la Constitución española, la cual no ha sufrido modificación sustancial alguna después de 30 años y eso que estamos hablando de un periodo donde se han producido una gran cantidad de cambios políticos, económicos y sociales. Y tampoco podemos olvidar que el nacimiento de la misma se produce después de 40 años de dictadura, lo que forzó un grado de consenso que no puede darse en un contexto de pluralismo político democrático. Así, las exigencias para reformar la Constitución no son viables en nuestra sociedad actual, lo que la convierte en un arma para imponer una concreta visión del Estado.

Así la Constitución, a través de un grado alto de indeterminación y ambigüedad permitió, gracias al deseo de fuerzas nacionalistas conservadoras vascas y catalanas, utilizar este marco para desarrollar proyectos políticos democráticos con diferentes visiones de la conceptualización del Estado, a pesar de las limitaciones que la nueva estructura jurídica suponía para las aspiraciones de autogobierno en el Euskadi y Catalunya, como quedó reflejado en que menos de la mitad de los vascos y vascas fueron a votar la Constitución. Pero ese deseo, razonable y sensato sin duda, se fue manipulando a través del Tribunal Constitucional, que con un aumento constante de su politización, se convirtió en un nuevo campo de enfrentamiento entre el PP y PSOE para adaptar la Constitución a su programa y visiones, impidiendo que nadie más pudiera verse reflejado en la carta magna, y hay que reconocer que lo han logrado sin duda. Y claro, el culmen ha sido la sentencia del Estatut, donde el Tribunal Constitucional ha sentenciado en una clara situación de alegalidad e interinidad la norma básica de Catalunya, por la lucha partidista entre PSOE y PP que impidió su normal funcionamiento, con el objetivo de lograr la sentencia sobre el Estatut que más se ajustara a su programa. En esta situación ¿cómo quieren que Catalunya acate dicha sentencia? si PP y PSOE no asumen sus obligaciones constitucionales para con el propio Tribunal Constitucional ¿cómo pueden exigir respecto a la norma que ellos vulneran flagrantemente y para beneficio propio?

Con la sentencia del Estatut no sólo se finiquita el Estado de las Autonomías, sino que se liquida de un plumazo el mito de la Transición como proceso integrador de todas las opciones políticas democráticas, porque ya no queda duda que la Constitución es un juguete que PSOE y PP se reparten y se pelean por jugar con él como dos hermanos envidiosos, pero que bajo ningún concepto compartirá con nadie que no sea de la familia, la familia de una España grande y libre.


La tradición antitaurina en Xixón

septiembre 7, 2012

El domingo 12 de agosto tuvo lugar la tradicional manifestación antitaurina de Xixón, coincidiendo con la Feria de Begoña, pero no es mi intención tratar de convencer a nadie de que la llamada fiesta nacional es moralmente inadmisible, dado que cualquier tradición que se base en el maltrato animal debería estar desterrada de toda sociedad que se llame desarrollada. Considero que no hay peor sordo que el que no quiere oír, y si vuelvo a escuchar que los toros no sufren dolor porque lo dice la prestigiosa y reconocidísima revista científica “6toros6” no respondo de mí.

Mi intención es otra, más modesta, simplemente hacer unos apuntes sobre el inicio de la tradición taurina y de la tradición antitaurina en Asturies en general y en Xixón en particular, para poner de manifiesto que la tradición antitaurina en nuestra tierra tiene una implantación y una historia mayor que la supuesta tradición taurina que en Xixón es muy pequeña y en el resto de Asturies casi inexistente.

Y como en tantos otros temas que suponen un poco de luz en Asturies, tenemos que acudir a Jovellanos, nombre con el que se llenan la boca la mayoría de nuestro políticos, pero al cual casi todos ignoran, y quien en 1.796 presentó de forma definitiva su “Memoria para el arreglo de la policía de los espectáculos y diversiones públicas, y sobre su origen en España”, donde comentaba que “La lucha de toros no ha sido jamás una diversión, ni cotidiana, ni muy frecuentada, ni de todos los pueblos de España, ni generalmente buscada y aplaudida. En muchas provincias no se conoció jamás; en otras se circunscribió a las capitales”, y añadía “Se puede, por tanto, calcular que de todo el pueblo de España, apenas la centésima parte habrá visto alguna vez este espectáculo. ¿Cómo, pues, se ha pretendido darle el título de diversión nacional?”

Parece que la Ilustración, representada en Asturies por Jovellanos entre otros, ya rechazaba los toros, no sólo por cuestiones morales sino también por su escasa implantación y por el escaso interés que despertaban. Parece lógico suponer una ausencia de tradición taurina en una villa como Xixón, que no tiene documentada una afición a los toros digna de mención anterior a 1.888, año de inauguración de la Plaza de El Bibio. Así, casi 100 años antes de la inauguración de nuestra “tradicional” plaza de toros, encontramos perfectamente documentados tanto el rechazo de los sectores ilustrados como el desinterés que despertaba una diversión, ni cotidiana ni buscada, por la mayoría social.

No obstante, una tradición que nace en 1.888 pudiera haber sido el origen de un fuerte arraigo, si desde la construcción de la Plaza de El Bibio se hubiera dado una identificación de la ciudad con ese hito en nuestra pequeña historia como xixonesas y xixoneses. Pero cuando uno indaga mínimamente y observa que la propia construcción de la plaza se justifica como un reclamo para turistas, difícilmente podemos afirmar que algo que se construye pensando en el turismo tenga un fuerte arraigo donde se implanta. Parece pues, que en 1.888 tampoco podemos fechar el origen de una fuerte y estable tradición taurina, sin embargo sí podemos afirmar que antes de los actuales antitaurinos podemos encontrar movimientos de rechazo a esta práctica con un importante apoyo.

A principios del siglo XX aparece la Sociedad Antiflamenquista Cultural y Protectora de Animales y Plantas, al frente de cuyas actividades se encontraban algunas de las personas más conocidas y respetadas socialmente, que destacaba por su rechazo a la fiesta de los toros. Así, una de sus actividades más sonadas fue la jira celebrada el 15 de julio de 1914, donde se reunieron miles de personas en El Coto en contra de estos festejos, encabezados por el rector de la Universidad de Uviéu, Aniceto Sela, según recogía un periódico de la época, El Noroeste.

Entre los convocantes de la mencionada jira encontrábamos desde los reformistas de Melquiades Álvarez a la CNT, pasando por el PSOE y los partidos republicanos. Podemos afirmar por lo tanto que a inicios del siglo XX los toros no contaban con un gran apoyo popular en la ciudad, pero sí encontramos un vivo movimiento antitaurino, como un continuum desde el mencionado Jovellanos.

Llegamos al siglo XXI y seguimos viendo que los toros sólo subsisten en Xixón con un apoyo institucional indisimulado, ya que no aguantarían sólo con los ingresos que genera la propia plaza de El Bibio, como se empeñan en recordar las empresas que consiguen su gestión y que siempre se quejan de que da pérdidas, pero se vuelven a presentar a los concursos para seguir gestionándolas, lo que es difícilmente explicable sin la existencia de unos apoyos, que los políticos de Xixón siempre se empeñan en negar a pesar de lo tozuda que es la realidad.

Sin embargo todas las encuestas realizadas sobre la aceptación de los toros demuestran que Asturies es la zona del Estado donde más se rechaza esta práctica, por lo que parece que la tradición antitaurina se mantiene viva más allá de los que nos manifestamos el 12 de agosto contra esta fiesta cruel y salvaje, que es como la consideran la mayoría de las asturianas y asturianos desde el siglo XIX. Déjenme acabar como empecé, con Jovellanos, quien señalaba que “Es, pues, claro que el Gobierno ha prohibido justamente este espectáculo y que cuando acabe de perfeccionar tan saludable designio, aboliendo las excepciones que aún se toleran, será muy acreedor a la estimación y a los elogios de los buenos y sensatos patricios”, gracias Maestro.