Fascismo, El Molinón, policías y jueces

Tribuna publicada en El Comercio el sábado 3 de noviembre.

En las últimas fechas hemos vivido en Xixón un aumento de la actividad neonazi y fascista, con amenazas y agresiones en varios puntos de la ciudad como La Calzada, El Llano y Ciares. Este aumento no es causal, surge después de que se archivaran las actuaciones judiciales por la macro pelea entre aficionados del Sporting y el Génova.

No menos preocupante es la tolerancia, o directamente apoyo, que reciben los grupos fascistas y nazis en El Molinón. Las autoridades no pueden decir que desconocen tales hechos, dado que ya en el año 2007 el Bloque por Asturies, integrado actualmente en Compromisu por Asturies, denunció la venta de material neonazi en los bajos de El Molinón, sin que nadie haya hecho nada para evitar que se repitan tales sucesos. También es habitual ver simbología fascista entre los integrantes de los Ultra Boys, principal grupo de hooligans sportinguistas.

En el reino de España nacido de la Transición, el miedo a enfrentarse de forma contundente a la simbología fascista y nazi, permitiéndose homenajes a Franco y a hitos del fascismo, no dejan de ser una muestra más de la permisividad ante una ideología que se basa en el rechazo y eliminación de las personas que no cumplen sus criterios de pureza o discrepan de sus posicionamientos ideológicos. Y no nos engañemos, esa tolerancia no viene del PP, sino que también se aprecia en el PSOE, que nunca han mostrado la contundencia que por ejemplo se ve en las autoridades alemanas contra este tipo de actuaciones.

Normalmente la excusa más común para mirar a otro lado es decir que es gamberrismo, que ya se conoce la violencia en el fútbol y en general minimizar el componente político del fenómeno, pero el perfil de las personas amenazas y atacadas en la inmensa mayoría de las ocasiones desmontan esa observación, ya que inmigrantes, personas contestatarias y colectivos organizados en torno a principios de solidaridad, democracia y justicia, son sus objetivos preferidos, lo que evidentemente conlleva una carga política importante.

Tampoco es admisible la visión de que estamos hablando de un “choque” entre personas de extrema derecha y extrema izquierda, dado que cuando un colectivo de 40 personas camina de forma amenazante por Xixón buscando una víctima, cuando la encuentra, no se puede criminalizar a la víctima con el típico “algo haría”, como explicó perfectamente Iñigo Arza, entrenador del Ciares, en un artículo publicado por El Comercio el Miércoles 17 de Octubre de 2012, ante la agresión que sufrió el vicepresidente de este club por estos energúmenos.

Igualmente preocupante es como los jueces y policías minimizan la importancia de las agresiones neonazis y fascistas, con una actuación frente a las mismas que a la mayoría de los ciudadanos nos parecen muy relajada y laxa, de tal forma que siempre faltan pruebas, no queda claro, hay atenuantes o un largo etc. de excusas para que estas personas no paguen por sus delitos, en contraste con la contundencia que los mismo jueces y policías aplican a trabajadores y movimientos sociales en sus protestas.

Así, se solicitan penas de hasta cuatro años de cárcel a los mineros que participaron el las luchas contra el gobierno de Rajoy por la retirada de fondos del carbón, o se multa con 6.000 € desde la Delegación del Gobierno al convocante del Rodea el Congreso del 25S.

El aumento de las agresiones neonazis y fascistas en Xixón, que está dentro de la tendencia al alza de este tipo de sucesos en toda España y Europa, se concentra en El Molinón, lo que exige una respuesta contundente tanto de las autoridades de la ciudad y Asturies como del propio Sporting, que no puede convertirse en la cobertura, aunque sea de forma involuntaria, de este tipo de personajes.

Pero esta tendencia se da en un contexto concreto, el de una crisis económica galopante que está derivando en un recorte generalizado de derechos y calidad de vida de la mayoría de la ciudadanía. Y la respuesta de los gobiernos, a nivel local y estatal, pasando por el europeo, es aumentar la represión sobre los trabajadores y movimientos sociales. Así, nos encontramos una Ordenanza de Convivencia en Xixón que bajo el engaño de querer eliminar el botellón, cosa que no va a lograr, se introduce un recorte de libertades en los derechos de manifestación y expresión, o a nivel estatal se endurecen con penas de cárcel todas las actividades reivindicativas y se quiere garantizar la impunidad policial, o una UE recién galardonada con el nobel de la paz, que utiliza bases de datos de “posibles conductas violentas” donde el principal motivo para que te incluyan es estar organizado y luchar contra las políticas de la propia UE.

Cuando los jueces y policía miran para otro lado, tenemos que ser la sociedad civil quien de forma cívica denuncie todos estos fenómenos de violencia injustificada, porque la actitud de las autoridades encargadas de eliminar los comportamientos fascistas, más parece que están interesados en que hagan el trabajo sucio que las leyes les impiden, por ahora, llevar a cabo contra todas las personas que defendemos nuestros derechos y protestamos contra las injusticias.

La Plataforma contra la Represión y por las Libertades está iniciando una campaña para informar tanto del aumento de las agresiones neonazis y fascistas como del aumento de la represión, con lo que pediría a todo el tejido social de Xixón que atienda a la información que se les aportará desde la Plataforma y apoyen sus reivindicaciones, no sea que cuando vayan a por ti, sea demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: