Una democracia de Toros y Desahuciados

En estos días están coincidiendo noticias sobre dos Iniciativas Legislativas Populares (ILP), una solicitando la dación en pago y otra solicitando declarar los toros Bien de Interés Cultural. Partiendo que considero que toda ILP debe debatirse en el Congreso e incluso arbitrar formas para ser refrendadas popularmente, y así saltarse la representación parlamentaria e ir a formas de democracia directa, creo que el hecho de que la primera ILP fuera rechazada y la segunda se apruebe para su debate, define la situación de bajeza moral en la que se encuentra España.

Toro y desahucios

Aunque actualmente el gobierno goce de una mayoría absoluta de un perfil hiperconservador y autoritario, no podemos obviar que un Estado que rechaza tratar uno de los principales problemas sociales como son los desahucios, y sin embargo si debate el tema de los toros, es porque una parte importante de la sociedad tolera o apoya tal comportamiento, en caso contrario sería imposible este despropósito, por la respuesta popular que generaría.

Muchos matices caben destacar de estas dos ILP que demuestran que tipo de Estado, país, nación (ponga lo que más le guste) es España, por un lado se busca regular competencias autonómicas para homogeneizar culturalmente (recordar que la regulación de los toros es autonómica no estatal) y sin embargo no quiere hablar de una competencia que es plenamente estatal, como es la política bancaria e hipotecaria.

Destacable también es el hecho de que el gobierno no quiera tratar un tema que genera un consenso muy amplio sobre que el actual sistema hipotecario supone un abuso, desde los ciudadanos a la propia UE, pasando por numerosos organismo internacionales, y sin embargo admita a trámite un tema mucho más polémico como son los toros, que no son más que la salvaguarda de una bizarría española y crueldad animal que se quiere pasar por cultura, pero cierto es que el tema es muy polémico, y lejos se está de generar un consenso amplio sobre esta materia.

Llama la atención que el gobierno prefiera debatir sobre un tema que en número de personas afecta a muy pocas personas en el día a día, ya que sólo están prohibidos en Canarias y Catalunya (sería incluso matizable en el último caso), que algo que afecta a un número muy grande de personas y con unas consecuencias dramáticas, y creciente cada día que pasa.

Yo vivo en Asturies, donde los toros viven artificialmente solamente en Xixón durante una semana gracias a las ayudas públicas encubiertas, ya que los propios promotores de la Plaza de Toros reconocen que da pérdidas pero sigue presentándose para gestionarla, que cosa más curiosa, y va en contra de toda la línea de pensamiento generado en Asturies desde Jovellanos, claramente antitaurino. Pero el drama de los desahucios se vive en la calle, en las familias y cada día, pero al gobierno parece que no le preocupa lo más mínimo.

Definitivamente, no quiero vivir en un lugar de Toros y Desahucios, no quiero formar parte de ninguna estructura política, social, económica que pueda definirse con esas dos características. Para qué quiero vivir en un lugar donde anulan mi cultura pero ignoran mis problemas, para qué quiero vivir en un lugar donde no se preocupan en darme unas condiciones materiales para que mi pueblo pueda vivir como quiera, pero tengo que vivir con las costumbres de otros pueblos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: